Estudihambre dejó la estufa prendida antes de irse al pueblo y creó una historia digna de La Rosa de Guadalupe

Salir de viaje de esta ciudad es un asunto difícil. No solo tienes que dejar las luces prendidas para que los rateros piensen que estás ahí, sino que debes estar seguro que no estás haciendo algo que arruine tu vida y tu casa por completo.

LEE TAMBIÉN:

LOL: La Rosa de Guadalupe llevó el caso de Lady Graduación a la pantalla

Un airecito misterioso llegó hasta Culiacán.

Pero esta historia comienza así: una hermosa alma foránea emprendió el viaje de regreso al pueblo de sus amores. Peeeero, antes de irse dejó la estufa prendida con un arrocito que estaba preparando.

BuzzFeed

A esa casa llegarían más tarde las demás personas que viven ahí, pero evidentemente esto sería muy tarde para evitar que la vida se fuera al caño por solo un arroz. Y para colmo de los males, no había quién pudiera evitar esta tragedia.

BuzzFeed

Por eso se tuvieron que llamar a los refuerzos, que tenían mejores ideas para solucionar este gran problema que podría desencadenar una tragedia.

BuzzFeed

Y la mejor idea que se les ocurrió fue allanar una casa en plena luz del día, porque situaciones desesperadas ameritan acciones igual de desesperadas. Para suerte de estos, el refuerzo sabía parokour, el arte marcial francesa que consiste en saber escapar de todo.

BuzzFeed

El plan parecía no tener ningún tipo de fallas. Todo parecía ser tan sencillo como saltarse y fingir que era un habitante más de ese hogar, cosa que es totalmente falsa, pero con el poder de una rosa blanca todo estaría bien.

BuzzFeed

Al parecer el mayor obstáculo hasta ahora es que la casa “naranja” en realidad no tenía nada de ese color, pero el cliente en problemas aseguró que lo es por dentro.

BuzzFeed

Pero una doñas pusieron todo en riesgo. No hay ser en el mundo que llame más rápido al 060 que dos señoras transeúntes, eso lo sabe hasta Dios. Pero de la nada, como un gran héroe mítico, ya estaba dentro.

BuzzFeed

Y al entrar: ahí estaba. El arroz y la estufa. Prendidas, esperando su momento para causar la mayos devastación posible en esta tierra que está harta de verse arder entre sazonador de pollo y tomates.

BuzzFeed

Por supuesto, un acto heróico, que salvó la vida de muchos e incluso sus viviendas, necesitaba una ofrenda y terminó siendo el arroz.

BuzzFeed

Y como toda persona decente, como todo héroe que se preste de serlo, lavó su desmadrito, porque los demás ya se estaban yendo al pueblo y merecen disfrutar sin complicaciones.

BuzzFeed

Esto pudo haber terminado sumamente mal, pero no fue así. Todo tuvo un gran final en el que todos ganaron: unos se quedaron con casa y otros tuvieron un arrocito.

BuzzFeed

Que además estaba chido y esa parece ser la receta definitiva: olvidarlo por unas horas.

BuzzFeed