Bad luck: confió su amistad a unos tatuados y ¡le robaron!

Muy a la mala suerte de Brian.

Jajaja, antes de que creas que esto es una historia para juzgar a los tatuados, lo cierto es que no es así y en realidad, sólo queremos relatarte lo que le pasó a este chico cuya amistad con los tatuados terminó en tragedia.

La cosa es que recientemente nos enteramos por unos screenshots en Facebook, de un chavo que se hizo amigo de los tatuados y lo defraudaron con su amistad luego de robarle.

Así empezaron las cosas…

Sin miramientos y sin juzgar, que el amor es ciego, pues.

El hombre presumió: “mi raza tatuada y yo soy más cabron *caritas* los tatuajes es de gustos no de ser más malandro”.

Facebook

Hasta ahí todo chido porque le fue muy bien ¿no? En serio, lleno de tolerancia.

Pero después esto pasó: 

Facebook

Le habían robado su pantalla y su bocina…

Así que por esa razón, el hombre decidió emprender una campaña para pedir ayuda y salvarse del problema al que se enfrentó.

Mucho bullying y todo, pero ayuden: 

Facebook

Después, el hombre compartió cuál era su mayor preocupación en todo este evento de robos:

Al igual que nosotros era fan de cierto programa de televisión, pero ahora ya no podría verlo.

Facebook

Y luego la historia se hizo medianamente popular y el sujeto preguntó a una marca si le regalarían una tele.

La cosa es que sólo estaban dispuestos a “aserlo” de juntar la meta y “asta” las 5 p.m.

Comercios aprovechados. 

Facebook

Y bueno, al parecer el hombre obtuvo indicios de la posible identidad y ubicación de los ladrones, tal como se muestra aquí.

Facebook
Facebook

Y aún así la gente continuó BURLÁNDOSE DE ÉL y de su tragedia, de su desgracia, de los artículos robados.

Facebook

Y hasta algunos memes le hicieron… este fue uno de esos, jajaja. 

Facebook

Se trata de un sujeto identificado como “El Castor” de algún lugar de Nuevo León. Así que… esa es su historia.

Luego trascendió que al parecer recuperó su tele. La bocina no, o no sabemos, pero al parecer todas las publicaciones fueron eliminadas, y mejor, preservamos la identidad del sujeto que cometió el error de invitar a no uno, sino a DOS vagos a su casa.

Facebook

Muy raro todo este evento de robos.