Chavo que se estrelló con San Judas en su bici cuenta la historia del video viral

Contó la oscura historia de lo que pasó ese día...

Hace algunos años, apareció un video viral en redes sociales que seguro nos hizo el día a todos y que recuerdas perfecto, pues era el de un chavo que se estrelló con su San Judas enorme en su bicicleta. Después de algún tiempo, el chivo apareció para contar su versión de la historia.

Ese video que hemos replicado hasta el cansancio aún cuando ya pasaron muchos años de que sucedió y que todavía lo tenemos fresquito, vuelve a ser tema en redes sociales, ya que esta vez entrevistaron a ese hombre que si no se llevó un santo ranazo de aquellos, es porque San Juditas lo venía cuidando y decidió que el golpe se lo llevara él.

Si de plano no lo recuerdas, cooorreee con el video…

Vato que se estrelló con San Judas cuenta la historia detrás del video

Debido a un video que el youtuber Yulay hizo, reveló que encontró al chavo que ese día se estrelló contra el auto, mientras iba bastante volado con su San Judas enorme cual Pípila, quien por cierto, se llama Ulises.

Ulises confesó que simplemente iba a la iglesia como cada 28 de mes, cargando con su santo en la espalda, cuando de pronto no se fijó que estaba el carro detenido por ir viendo quién lo estaba grabando, así que fue cuando chocó.

Confesó que la gente lo ayudó a levantarse y a recoger los pedazos de su San Judas, sin embargo la parte que seguro al santito no le hizo mucha gracia es que se dio a la fuga luego de haberse estrellado con el carro.

“La gente me ayudó. Me ayudaron a levantar mis cosas, me di a la fuga. Me escondí en el estacionamiento de Galerías, tenía miedo de que me agarraran”.

¿Qué pasó cuando vio que se hizo viral?

“Me quedé por Galerías escondido. Pensé que me iban a agarrar. Llegué a la casa y salí en las noticias. Me vinieron a buscar para grabarme, pero no quise. Me dio pena. Dejé de ir con San Judas como medio año”, reveló en el video.

Sin embargo, luego de dos años que ya pasaron, el joven que se estrelló con el San Judas, comentó que sigue yendo a la iglesia de San Hipólito cada 28 y el final feliz de la historia es que ya arregló su santito.

Acá toda la historia…

De lo que uno se viene a enterar.