Así fue la Boda Real entre Meghan Markle y el Príncipe Harry

Por fin Meghan Markle y el Príncipe Harry se dijeron el sí en una ceremonia religiosa en el bello castillo de Windor, en el que miles de personas asistieron a...

Por fin Meghan Markle y el Príncipe Harry se dijeron el sí en una ceremonia religiosa en el bello castillo de Windor, en el que miles de personas asistieron a la gran celebración.

En un soleado mediodía (y una hermosa madrugada para los redactores) Meghan, nombrada por la reina Isabel II como duquesa de Sussex, llegó a la capilla con un vestido de Givenchy, acompañada por el príncipe Carlos (ante la ausencia de una enfermedad de su padre) quién la entrego a Harry.

El príncipe y ahora Duquesa, pronunciaron un “lo acepto” cuando el obispo obispo de Canterbury, Justin Welby, ofició los votos. Apartándose de la tradición real, Harry ha aceptado un anillo matrimonial de su ya esposa y lo lucirá en su vida cotidiana.

https://twitter.com/lamascarada/status/997840274385784832

La ceremonia fue dirigida por Michael Curry, el obispo presidente de la Iglesia Episcopaliana, la rama de la Iglesia de Inglaterra. Quien todo el tiempo mencionó que el amor es lo más importante que existe e introdujo la interpretación posterior de ‘Stand by me’ por un coro de gospel.

Mientras tanto en las calles de Windsor,  miles de personas se congregado ante el castillo con vestidos elegantes, propios de un invitado, con sus ropas habituales y modestas, con abundancia de colores de la bandera británica. Una fiesta para todas las edades, con bandas de música entreteniendo la espera, con policías ovacionados por la masa cuando se desplazan en grupo.

Al finalizar la ceremonia, los recién casados hicieron un recorrido en  en un landó Ascot, por el borde del pueblo de Windsor con el gran parque junto al castillo y el regreso por el Long Walk, el largo camino. La gente, no dejaba de gritarles y el agitar de banderas británicas y estadounidenses.
Ya en el salón de fiestas, en el castillo, los duques reciben a los invitados de la familia real. En Erizos esperemos que el alcohol sea de alta calidad, que se emborrachen, se graben y sean felices para siempre.