Recomendación semanal: El desayuno más mamón que puedes hacer por cuarenta pesos
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Recomendación semanal: El desayuno más mamón que puedes hacer por cuarenta pesos

desayuno-gourmet-barato-huevos-benedictine-salsa-holandesa-2

Hoy aprendí

Recomendación semanal: El desayuno más mamón que puedes hacer por cuarenta pesos

Recomendación semanal: El desayuno más mamón que puedes hacer por cuarenta pesos

Esto es tan delicioso que, con cuarenta pesos, te vas a sentir millonario.

¿Tienes a un/a invitado/a especial? ¿Andas de mamador tempranero? ¿Te despertaste como robot hedonista y quieres disfrutar de los placeres de la carne?

Lee también: ¡Detente! Has estado colocando mal los huevos en el refri POR AÑOS

¡No busques más joven probador de delicias culinarias!

Aquí les traigo la receta más fácil, rápida y deliciosamente mamona que pueden preparar por menos de cuarenta pesos.

El resultado se ve más o menos así:

Bueno, digo, esa es una foto profesional y ninguna hamburguesa de McDonald’s se ve igual en el empaque…

Pero entienden el punto: este desayuno se ve profesional y sabe como alimento de dioses.

Para prepararlo, joven gallardo de la cocina libre, solamente necesitas los siguientes ingredientes:

  • Cuatro rebanadas de buen pan o lo que encuentres a tu gusto
  • Cinco huevos
  • Una barra de mantequilla de 90 gramos (no seas marro, no compres chipilo, métele a una Gloria o algo así)
  • Un limón
  • Cuatro rebanadas del jamón de tu gusto (o si quieres mamonear compra salmón ahumado o algún embutido chingón)
  • Un ramillete de cebollín
  • Sal y pimienta

Ahora que fuiste al supermercado de tu preferencia y adquiriste estos sencillos ingredientes por menos de 80 pesos, lo que tienes que hacer para hacer un desayuno mamalón para dos va así:

Pon una cazuelita a calentar en baño maría a fuego bajo. Si no topas que es un baño maría, el asunto se ve así:

Y es básicamente una cazuela con agua en la que pones a calentar otra cazuela.

Bueno, en tu cazuela en baño maría échale la yema de huevo y una cucharada y media de agua, mezcla suavemente para que quede todo bien integrado. Tiene que quedar una consistencia bonita, unificada, suave.

Después agarra tu barra de mantequilla y córtala en cuadritos. Ve agregando los cuadritos de uno en uno: no eches uno nuevo hasta que se haya derretido el anterior. Mientras, no dejes de revolver lento y constante.

Cuando eches toda la barra de mantequilla te tiene que quedar una salsa sabrosa a la que sólo le falta que le eches unas gotas de limón, sal y pimienta al gusto.

Mientras armas tu salsa, ve poniendo a tostar leve los panes. Una vez que estén tostados, pon dos en cada plato y ponles encima una rebanada de jamón (o el salmón o lo que hayas elegido).

Ahora sólo te falta hacer los huevos estrellados. Y eso no es mucha bronca.

Arma pues los huevos, ponlos encima del pan con el embutido de tu elección y báñalos con la salsa que armaste.

Esa salsa, a propósito, se llama salsa holandesa y sirve para cualquier cantidad de cosas (filetes de pescado, sandwiches, pasta, omelettes, crepas, etc.).

Tu plato ya quedó chingón y ahora lo que falta es que piques la cola del cebollín (la parte verde) después de lavarla -no seas marrano- y echa encima los cachitos.

Ahora sí, éntrale sin culpa.

También, si quieres gastar un poco más de luz, te recomiendo un vino espumoso bara con jugo de naranja. Mimosas, cómo no.

Con este desayuno, brunch, lo que quieras que sea, puedes farolearte chingón y con poca feria. Funciona bastante bien, es delicioso y tú te pusiste todo guapo.

¿Cómo ves?

¿Te vas a rifar un desayuno coqueto?

Popular

Arriba