El Oscuro Origen de la presentación de Elton John en el Castillo de Chapultepec

La corrupción en México es tan ridícula que hasta te trae a Elton John

Elton John ha hecho pocas visitas a México, todas medio polémicas, pero ninguna como la que hizo en 2001, cuando tocó en el mismísimo Castillo de Chapultepec, ante la mirada atónita de unos cuantos privilegiados que lograron colarse.

LEE TAMBIÉN:

Elton John acaba de anunciar SU ÚLTIMA GIRA

El mundo no puede con la tristeza pero Elton John anunció que se retirará de los escenarios tras esta gira.

Para empezar, ningún museo, como lo son las instalaciones de este alcázar, puede ser utilizado para eventos que no tengan que ver con la naturaleza del espacio. Es decir, podríamos ver cosas que tengan que ver con la historia de México, pero hasta donde sabemos, Elton John no participó en la Revolución Mexicana ni dio clases en la UNAM o algo parecido.

Sin embargo, estamos en México y, gracias al secretario de educación, se permitió que el evento se llevara a cabo porque le pareció pertinente y pues, ¿cómo no? Es el viejito que toca la del Rey León, vamos a darle chance.

Total, Elton vino por encargo del mismísimo presidente Fox, que para ese entonces ya estaba bien encumbrado en la silla presidencial de la mano de Marta Sahagún, presidenta de la fundación “Vamos México”, que al final fue la ganona de todo lo que cobró el caballero de la diamantina.

El evento, pensado para recaudar fondos, solo tuvo mil invitados, distribuidos en cien mesas de diez asientos cada una, con un costo de 10 mil dolaritos cada uno. Es decir, al final este concierto recaudó diez millones de dólares solo de boletaje, que fueron entregados en las manitas de la esposa del presidente, o para lo que es lo mismo, a la familia Fox Sahagún.

Por supuesto que la chairada política se quejó amargamente de esto, sobre todo porque poco antes de que el evento se hiciera, Marta dijo que el gobierno no tenía lana para apoyar al sector más pobre de México, pero sí tuvo para remodelar el Castillo para un concierto que jamás se repetiría en la historia.

Foto: Fernando Aceves

Dicen que al evento asistió la crema y nata de México. Puros señores con trajes que huelen a cigarro y a perfume caro, y señoras con vestidos largos más suaves que los cachetes de un bebé, que cantaron la del Rey León y la demás parte de la cena solo hablaron entre ellos e ignoraron al que, posiblemente, es el mejor compositor en la historia del pop.

Después de este eventito, el señor Elton Hercules no pisó tierra mexicana en muuuuuuuuuuchos años y parece, hasta cierto punto, que esa experiencia lo tiene con los ojos lejitos de nuestra tierra santa.