OH NO: Comer mal causa más muertes que fumar

Chécate, mídete, muévete.

Malas noticias, amigos: actualmente comer mal causa más muertes que fumar, de acuerdo con un estudio reciente.

¿Eres de las personas que ni fuma, ni toma, ni perrea hasta el piso y crees que por eso vas a vivir más que los perdidos de tus amigos? ¡Pues te equivocas!

El consumo de drogas legales o ilegales no es un problema tan grave como llevar una dieta inadecuada. De hecho, según una investigación publicada en la revista médica The Lancet, comprueba que una de cada cinco muertes es provocada por malos hábitos alimenticios.

Exageras, tío Erizos, no puede ser tan grave.

Claro que sí lo es, sobrino. De hecho, en el 2017, 11 millones de muertes fueron provocadas por andar comiendo cochinadas. En contraste, la hipertensión arterial y la diabetes fueron causantes de 10.4 millones y 8 millones de muertes, respectivamente.

En concreto, el excesivo consumo de sodio junto con la insuficiente ingesta de frutas, verduras, legumbres, frutos secos y leche son los factores causantes de la aparición de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes de tipo 2, o ‘la Diabólica’, como le dicen en mi rancho.

Dicho de otro modo, si quieren vivir unos años más, es necesario que le bajen a la comida salada y le entren más a las frutas y verduras. Ah, y ni se les ocurra hacerle el feo a los frijolitos, pues el consumo de semillas y granos son de gran importancia para no morirse alv.

Yo sé que son de la carnita asada con su refresquito de cola, sin embargo más les vale cambiar esos hábitos alimenticios, ya que también resultan mortales.

“Aunque el sodio (sal), el azúcar y las grasas han sido el objetivo principal del debate sobre las políticas de nutrición en las últimas dos décadas, nuestra investigación muestra que los factores que más riesgo entrañan son las dietas altas en sal, bajas en cereales de granos enteros, bajas en frutas, bajas en frutos secos y semillas y en ácidos omega-3″, dice uno de los expertos que contribuyeron al estudio.

Es decir, no nos hace daño lo que comemos, sino lo que dejamos de comer.

Los expertos, además, se dieron a la tarea de hacer un ranking de los países con menos muertes relacionadas con una mala alimentación. México se encuentra en el lugar 57 (o sea, comemos terriblemente mal). En contraste, Israel, Francia, España y Japón ocupan la primera, segunda, tercera y cuarta posición, respectivamente.

Así que ya saben, menos carnitas y más lechuguita, sobrinos.