El Oscuro Origen de “La maldición de Glee” y las tragedias que rodean a su elenco

Con la desaparición de Naya Rivera revivió la leyenda de una maldición que rodea al elenco de Glee desde la muerte de Cory Monteith.

La triste noticia de que la actriz Naya Rivera desapareció repentinamente luego de saltar para nadar en un lago en California es algo lamentable. Sin embargo, la gente lo está atribuyendo a una terrible serie de coincidencias relacionadas con el elenco de la serie musical Glee lanzada en 2009, y la maldición que traen consigo.

LEE TAMBIÉN:

"Saltó al agua y no volvió": Hijo de Naya Rivera relata la desaparición de la actriz de Glee

La actriz de Glee, Naya Rivera, reconocida por su papel como Santana Lopez, desapareció luego de salir a nadar a lago con su hijo.

La maldición de Glee tiene sus orígenes desde la grabación de la serie dando pie a sucesos terribles que van desde hackeos hasta suicidios en los que se vio envuelta una parte considerable del elenco.

El primer caso relacionado a esta maldición que salió a la luz fue el de las actrices Lea Michele, Heather Morris, Becca Tobin y Melissa Benoist quienes fueron hackeadas en 2010 y cuyas fotos íntimas fueron filtradas por todo lo largo y ancho de la red. A pesar de que no es algo tan fuerte como el resto de los hechos relacionados a Glee, esto afectó bastante a las actrices en reputación y psicológicamente.

Posteriormente, en 2013 una noticia volcaría la atención de todo el mundo en Glee con la repentina muerte de Cory Monteith, quien falleció a sus 31 años víctima de una sobredosis de drogas, a pesar de que el actor había luchado contra su adicción desde los 19 años.

Pero ahí no para la lista: en 2018 se acusó a Mark Salling de poseer fotografías ilegales por las cuales iría a prisión por un buen tiempo, aunque el actor no pisaría la cárcel debido a que se suicidó poco después de que se le dictara sentencia formal.

Melissa Benoist fue otra de las que también fue víctima de la maldición, ya que como ella hizo constar, por muchos años sufrió de violencia de género por parte de otro actor y aunque no dijo nombres, todo mundo ha inferido que era maltratada por el su exesposo y compañero de Glee, Blake Jenner .

Según testimonios de varios miembros del elenco, desde un inicio pasaron cosas raras, comenzando con una confesión de la mismísima Naya Rivera, quien narró en su autobiografía Sorry but not sorry cómo fue su experiencia al grabar, incluído un aborto que sufrió entre las grabaciones. Ahora, es ella quien desapareció.

Esta es la terrible historia de la maldición de Glee que esperamos se pronto se rompa y que ojalá, termine con la aparición de Naya con vida, por el bien del resto de los que alguna vez, fueron parte de la serie.

Fuente: Infobae