10 creepypastas más aterradoras y peligrosas que el Ayuwoki

Asústame, panteón

La reciente aparición del Ayuwoki nos recordó que Internet es un mundo mágico y místico en el que los terrores se inventan y después se vuelven reales. Por eso, te traemos la mejor colección de creepypastas que la red puede ofrecer.

El Suicidio de Calamardo

Esta historia es sumamente popular y narra cómo un empleado de Nickelodeon fue capaz de ver lo que realmente pasaría en un capítulo de Bob Esponja, antes de que su creador se separa de la serie.

La existencia de este capítulo, asegura, fue la razón de que la serie se retrasara por meses y muestra, como su nombre lo dice, la forma en que Calamardo Tentáculos se suicidó después de haber sido abucheado en una presentación de clarinete.

Smile.dog

Esta es una leyenda sobre lomitos suavecitos pero macabros. Se supone que existe un archivo nombrado Smile y su extención es .dog; este archivo es una cadena de spam que se ha mandado por Internet durante mucho tiempo, pero quienes ven a este perrito aterrador terminan muertos.

No existe una realidad clara sobre de qué se trata dicha maldición, pero quien vea la imagen del perrito directamente a los ojos estará condenado a muerte si no manda la cadena a alguien más y pasa la maldición de esos oclayos negros.

Candle Cove

Ahora el Internet regresa un poco en la historia y se centra en la televisión. Candle Cove fue un programa de televisión que después de años terminó matando a las personas que pudieron verlo.

El recuento de los episodios termina envolviendo a su audiencia en ella misma y persiguiéndolos hasta que se vuelven víctimas de sus mismos recuerdos. Así que si algún día ves esto en una caja de VHS no lo tomes y mejor compra otra vez Pokémon 2000.

Expressionless

Un buen día de 1972, una mujer apareció en un hospital con nada más que una bata blanca cubierta de sangre. La gente del lugar accedió a ayudarla y le dieron auxilio, pero el horror se desató cuando notaron que parecía más un maniquí que una persona viva.

Según esta leyenda, el maniquí persona es Dios, o algo así, y decide asesinar a todo lo que mira y le presta su cobijo. Se cree que solo una persona sobrevivió este incidente y fue quien le llamó “expressionless”.

Experimento ruso del sueño

Durante la segunda guerra mundial, el gobierno ruso ordenó un experimento para mantener a cinco personas bien despiertas gracias a un gas vigorizante. Esto supondría una ventaja para sus soldados porque sería efectivo contra el cansancio de las batallas.

Después de varios días de seguir con el experimento, las personas al interior se volvieron dependientes del gas, causándoles graves afecciones a su cuerpo. Solo tres sobrevivieron y tuvieron que ser intervenidos para no morir después de dejar el gas mágico.

Robert The Doll

Este ya lo conocías sin saberlo porque fue la inspiración para crear Chucky, la historia del muñeco maldito que asesina a todo aquel que se le ponga enfrente. La diferencia es, claro, que este se cree “fue real”.

Según la leyenda, todo aquel que le tome una fotografía a Rober tiene los días contados, pues lo perseguirá y llenará de tristeza, sufrimiento y dolor su vida.

Usuario 666

Esto es algo que puedes poner a prueba (si quieres y si puedes, por supuesto). Basta con poner 666 en el buscador de YouTube y refrescar la página varias veces. Después de eso te aparecerá un video extraño en blanco y negro.

Después de eso, claro, te caerá una maldición por solo haber postrado tus ojitos ahí y… morirás.

Jeff The Killer

La historia de Jeff, un niño al que le quemaron la cara de pequeño, terminó transformándose en la de un asesino serial que busca sangre y la vida de menores de edad para vengarse del bullying.

La forma de saber que estás por conocerlo es sentir frío en la noche, después de haber dejado la ventana abierta, que es por donde siempre entra para no ser notado.

Slenderman

Ya hasta una película tiene y todos sabemos que es el hombre sin rostro que se roba niños para después comérselos.

Aunque parece que ya no hay mucho que temer, porque terminó siendo un chiste medio burdo.

No solo los perros lamen

Un día, un pequeño con insomnio no sabía como conciliar el sueño. Su habitación le parecía extraña y sentía que los ruidos que escuchaba eran algo que estaba mal. Sin embargo, bajó su mano de la cama para acariciar a su perro y este le devolvió la caricia con un lengüetazo.

A la mañana siguiente, su perro amaneció clavado a la pared con las vísceras expuestas. Al lado había una leyenda escrita con la sangre del perritobebé: “no solo los perros lamen”.

Piensa en eso la siguiente vez que bajes tu mano de la cama en la noche.