¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Los gatos buscan tu cariño pero no lo demuestran, revela estudio científico

Según un estudio científico, los gatos no son independientes, sino dependientes emocionales pero no lo demuestran

Todos tenemos la firme idea de que los gatos son animales independientes que nos ven como seres inferiores sobre los que gobiernan sin límite pero en realidad no es así. Un estudio de la universidad de Oregon en Estados Unidos ha demostrado que los gatos en realidad son dependientes emocionalmente de sus amos.

El Laboratorio de interacciones entre humanos y gatos en la Universidad Estatal de Oregon ha arrojado datos increíbles en un nuevo estudio de laboratorio donde demostró que en realidad los gatosnos quieren más de lo que pensamos.

Según el estudio publicado en la revista Current Biology, la investigadora Kristyn Vitale asegura que los gatos nos ven como sus papás y son dependientes emocionalmente de nosotros según el estudio que realizó a más de 100 gatibebés.

La prueba consistía en dejar a un michi solo en una habitación completamente desconocida y aislada durante dos minutos después de haber convivido con su amo, el cual abandonaría la habitación después de haberlo llevado a ella.

Los resultados fueron bastante sorprendentes ya que en cuanto los gatos se quedaban solos, comenzaban a mostrar comportamientos derivados del estrés que les causa la dependencia hacia sus dueños que los dejaban solos, los cuales se hacían más evidentes en cuanto estos regresaban con los mishis.

La dependencia que demostraron los gatos hacia los humanos resultó ser muy parecida a la que demuestran los perritos y sobretodo a la de los bebés humanos cuando sienten esa sensación de abandono de parte de sus padres, por lo que los científicos (muy serios por cierto) descubrieron que en realidad estos animales nos pueden ver como a sus padres.

Esto desmiente uno de los mitos más grandes de la humanidad en la que pensamos que los gatos no quieren a nadie y que si no cumplimos sus exigencias, nos van a abandonar.

Es importante mencionar que no todos los gatos se comportan igual y que es probable que si tienes un gato gruñón que odia ser acariciado, no sienta tanto apego como un gatibebé recién nacido.

Todo es culpa de Karen al final de cuentas.

Con información de OPB