SE ACABÓ EL MISTERIO: La patente del invento por fin revela la forma correcta de poner el papel de baño

No lo creerías

Una de las discusiones más intensas y poderosas de la humanidad recae en el lado correcto de poner el papel de baño. Algunos lo ponen para el frente y otros para atrás, pero por fin podemos saber la verdad sobre esto gracias a la patente de este producto.

El papel de baño fue inventado por la compañía Wheeler en 1891. Este invento fue una revolución en el mundo, porque prometía evitar el olor a OBO en todo el mundo y mantener las colitas limpias y nada olorosas con tan solo un poquito de esfuerzo.

Sin embargo, desde su invención se desató una discusión: ¿de qué lado se pone? Para muchos lo correcto es que el papel vaya por el frente, permitiendo una mayor facilidad para retirarlo, pero para otros la verdad es lo contrario, y que vaya por debajo para tener una mejor visión y evitar que la inercia lo lleve al despeñadero.

La patente de este producto por fin le pone fin a esto y revela las verdaderas intenciones del autor, que ya no tendrá que ver cómo hay una parte de la población que está haciendo mal uso de su revolución tecnológica. Y, bueno, sin más, esta es la verdad:

Desde su primera aparición en el mundo, el inventor y la compañía que lo respalda asegura y asevera que el papel tiene que ir por el frente del rollo.

Incluso el diseño original lo marca, por si llegabas a creer que era una coincidencia o una simple equivocación.

Este invento sí fue revolucionario, porque permitió a los humanoides tener una mejor higiene personal que se transformó en mejores condiciones de salubridad y bajas en enfermedades transmitidas por la caquita.

Ahora, para honrar su existencia no es necesario que lo usemos como indica la pantente, basta con que lo usemos y no andemos oliendo a popó por el mundo (este es un atento aviso a los vatos que no se saben limpiar la cola).