Estos son 5 de los peores padres del mundo natural

Estos padres hacen cosas peores que "solo ir por cigarros"

A un lado Luisito Rey, los verdaderos HDSPM en cuanto a paternidad se refiere están aquí. Después de leer sobre estos padres del mundo natural, no verás con tan malos a los padres ausentes o explotadores del talento de sus hijos. Estos sí son los peores padres del mundo.

5. Chinches asesinas

Foto: Malcolm Tattersall

Si te llaman “chinche asesina”, probablemente no sea por tus buenos modales y gentileza de carácter, pero tampoco le hace justicia a sus prácticas infantófagas (o sea, se come a sus bebés).

La chinche asesina macho es el encargado de cuidar la nidada, awww. ¿Cómo la cuida? Comiéndose a los huevos que están al exterior, anti-awww.

¿Por qué hace esto? Porque los huevos más expuestos son los más propensos a caer víctimas de avispas parasitarias… y porque le da hambre (‘pos sí, ni modo que se muera de hambre por cuidar inmóvil a los bebés).

 

4. Gobio de arena

“Chom chom chom, porfa papi no me comas”. Otro devorador de bebés. Los gobios de arena macho también cuidan a los huevos de los depredadores, pero aún así termina convirtiendo hasta a un tercio en hueva (es decir, se los come).

No importa si tiene suficiente alimento en su entorno, aún así se los come y se come primero a los huevos más grandes.

Las crías más grandes de cualquier especie suelen ser las más protegidas por su superior probabilidad de sobrevivir. Sin embargo, al gobio de arena le urge que los bebés se emancipen para seguir fornicando, y como los huevos grandes tardan más en gestarse, pues se los comen (porque en serio le urge darle…).

 

3. Róbalo

 

Como que hay un patrón con las criaturas marinas… (y la sirenita quejándose de su padre…). Al igual que los gobios, el róbalo macho es un férreo cuidador de los huevos, pero no tanto de los recién nacidos.

Cuando los robalitosbebé nacen, los más fuertes nadarán hacia la incertidumbre de la vida, mientras que los rezagados quedarán atrás y el orgulloso papá se dará un festín de sus bebés como recompensa por su buen desempeño.

2. Oso grizzly

Los osos son cazadores oportunistas e –independientemente de si son su progenie o no está desesperadamente hambriento– los papás osos grizzly no tienen reparo en comerse al pobre osezno que se cruce en su gran territorio.

¿Ahora entiendes porque las madres oso son tan feroces a la hora de cuidar a los bebés?

1. León

Los leones no solo son malos padres, también son terribles padrastos. Cuando un nuevo macho se irgue como el alfa de la manada, una de las primeras cosas que hace es matar a todos los cachorros del alfa anterior, pues las hembras no entran en celo mientras están cuidando crías. Así, cometen infanticidio porque quieren tener sexo.

Aunque su sangre no corre, a los hijos de un león tampoco les va de lujo. Las leonas son las encargadas de cazar en la manada, y una vez capturada una presa, regresan con ella para que el señorcito de la casa coma primero que los bebés y las hembras.

Es más, dejarían morir de hambre al resto de la manada antes que a sí mismos. Hakuna Matata.

Vía Mental Floss