¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Conoces la leyenda maya del Colibrí?

El colibrí, también conocido como picaflor, es un ave con un encanto peculiar. Su largo pico, su aleteo veloz y sus vibrantes colores la han convertido en una de las...

El colibrí, también conocido como picaflor, es un ave con un encanto peculiar. Su largo pico, su aleteo veloz y sus vibrantes colores la han convertido en una de las aves consentidas de las abuelitas. No falta quién le ponga su agüita con azúcar en la ventana para atraerlos y poder apreciar su belleza de cerca.

Es un ave tan particular que existe una leyenda maya para explicar su origen.

La leyenda cuenta que cuando crearon la Tierra y todo lo que hay en ella, los dioses mayas le dieron una misión a cada animal, cada árbol y cada piedra. Al terminar, se dieron cuenta de que a nadie le habían asignado la tarea de llevar los deseos y pensamientos de un lugar a otro.

El barro y el maíz se les había terminado, así que no tenían con qué crear otro animal. Lo que hicieron fue tomar una piedra de jade y tallar una flecha. El resultado fue una flecha diminuta. Cuando estuvo lista le soplaron y esta salió volando. Así es como nació el tsʼunuʼun o colibrí.

El resultado fue maravilloso. Las alas del colibrí reflejaban todos los colores cuando se bañaba con los rayos del sol. Era extremadamente ligero y frágil, lo cual le permitía acercarse a las flores más delicadas sin mover ni un solo pétalo.

Los hombres, maravillados por su belleza, quisieron atraparlo; querían usar su plumaje como adorno. Eso hizo enojar a los dioses, los cuales amenazaron con castigar a aquel que lo atrapara.

Esa es la razón por la cual, los colibríes siguen, hasta la fecha, siendo un ave que nadie se atreve a encerrar en una jaula.

La leyenda también dice que si te encuentras con un colibrí, es porque alguien te ha mandado amor y buenos deseos. Aunque también podría aparecerse para advertirte si alguien te está deseando el mal.

Si un colibrí vuela sobre tu cabeza, es porque está tomando tu deseo, que llevará a otra persona. Así que trata de enviar buenas vibras.