Enojarse a diario es bueno para la salud, según médicos y científicos

Las abuelitas dicen que el que se enoja pierde, pero la ciencia no está muy de acuerdo y acaba de asegurar que enojarse y jugarle al ogro inmamable no solo no te hace perder, sino que te hace ganar poco a poco en tu salud.

LEE TAMBIÉN:

Mujeres que hablan más viven más años, según la ciencia

Porque la que es perica donde quiera es verde…

Y no se trata solo de enojarse… SINO DE ENOJARSE DIARIO. Según la investigación de un grupo de expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (la “UNAN”, según tus profes de la secundaria), enojarse 30 minutos al día es bueno para que estés bien en la vida.

¿Por qué? Pues porque encabronarse y querer romper el mundo produce una serie de reacciones en tu cuerpo que terminan siendo beneficiosas, a pesar de que te pongan de malas y te hagan querer abrazar a un perrito para después llorar.

Eduardo Calixto, doctorcito que hizo este estudio, explicó que cuando te pones como Shrek en su cuchitril, “prácticamente se anula la parte más lógica y congruente del cerebro para incrementar la actividad cardiovascular y respiratoria”.

O sea, dejas de pensar y te pones bien idiota, pero tu cuerpo reacciona como si fueras un atleta o al menos jugaras una cascarita los domingos. De esta forma, el enojo es un catalizador para que tu cuerpo entre en actividad física y se desempeñe de buena manera y pueda aprovechar lo que requieren este tipo de actividades.

Pero no solo eso, también la memoria se hace mejor y es más fácil sacarle jugo a lo que haces durante el enojo, a pesar de que no estés actuando de la forma más razonable.

En otras palabras, es como si te volvieras supersaiyajin, pero en vez de hacerte rubio y de ojo azul, te conviertes en una pequeña versión mejorada de tu potencial (pero sin poder limitarte como lo harías si estuvieras normal).

Eso sí, los científicos explicaron que es necesario poder controlar el enojo para hacer de él un arma y no una carga, porque si el enojo supera la barrera aceptable para que pueda ayudarte, terminará siendo un problema psicológico que puede ir desde los arranques de ira hasta la violencia contra ti o contra quien te rodea.

Con información de Telemundo.