¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Qué fue de Ari Telch, uno de los galanes de la televisión que se enfrentó a la bipolaridad?

Aunque Ari Telch nunca abandonó su trabajo, tuvo duras crisis debido a la bipolaridad que padece

Hace ya varios años, Ari Telch fue uno de los galanes más queridos de la televisión mexicana sobretodo por sus papeles en grandes telenovelas, como Mirada de mujer e Imperio de cristal, donde logró cautivar a más de uno.

LEE TAMBIÉN:

¿Quiénes fueron los verdaderos hijos de María Elena Velasco "La India María"?

Los verdaderos hijos de María Elena Velasco, la India María que tuvo con el actor ruso Vladimir Lipkies, conocido como Julián de Meriche

Sin embargo, el éxito le salió caro pues tras estos grandes papeles, un buen día el actor, que actualmente tiene 57 años, desapareció y aunque no lo hizo del todo, su vida se fue convirtiendo en una especie de misterio.

¿Qué ha sido de Ari Telch todos estos años?

Instagram

Aunque Ari Telch en realidad nunca se retiró de la televisión ni el teatro, pues en 2017 apareció en la telenovela La Candidata, y más recientemente formó parte del elenco de la serie La bella y las bestias en 2018, hubo un episodio que marcó toda su carrera, y por el cual, enfrentó grandes problemas.

Ari padece trastorno bipolar…

Fue hacia el inicio de las grabaciones de Mirada de mujer, lanzada en 1998 junto a Angélica Aragón, que Ari descubrió que algo no estaba bien, pues enfrentaba episodios mentales que lo rebasaban.

En una entrevista de 2019 con Milenio, el actor recordó que antes de recibir un diagnóstico de bipolaridad, se refugió en el sexo y el alcohol para sobrellevar su lucha.

Al inicio, Ari recordaba episodios de euforia extrema en los cuales, tomaba decisiones apresuradas, se ponía en situaciones de riesgo, y unas guarapetas tremendas, pero a la vez, tenía periodos marcados por una depresión muy profunda.

“Tienes periodos de normalidad y, de pronto, te vas a la manía, a la hipersexualidad, combinada con el parloteo y conductas de riesgo. No necesitas dormir, no por insomnio, sino porque no puedes, basta un par de horas al día y el resto te la pasas echando relajo y gastando en exceso. Es una enfermedad bastante delicada”, recordaba en ese entonces.

Aunque fue a los 30 años que un psiquiatra le diagnosticó depresión, un delirio en un viaje en Brasil le hizo caer en cuenta de que su problema no era solo la depresión, sino la bipolaridad.

Instagram

Así que, antes de ser diagnosticado, Ari recuerda que se medicaba con alcohol, el cual, era una salida fácil para sus problemas.

Aunque el actor nunca faltó a sus compromisos de trabajo, sí recuerda que estaba lleno de sentimientos como tristeza y enojo, y que había momentos en que no quería que se le acercaran. En varios momentos, Ari fue internado de emergencia en el hospital debido a sus crisis psiquiátricas…

Pero logró salir adelante…

A pesar de los pensamientos suicidas y de los momentos más difíciles de su bipolaridad, en la actualidad, Ari dice que sabe reconocer cuando está bien o mal y cuando está cerca de tener una crisis.

Sin embargo, también recuerda que en su momento se sintió estigmatizado por su enfermedad, sobretodo al ser una persona pública de la cual se podía rumorar cualquier cosa.

“Son enfermedades difíciles de entender, sigues siendo para la gente esa persona que fuiste en un periodo corto de tu vida: un loco”.

Más recientemente, Ari presentó una obra de teatro llamada D’mente, una especie de monólogo en la que habla de la salud mental y de su propia enfermedad, con la cual, busca hacer consciencia entre los asistentes de problemas como este, que merecen la atención de todos.

Ari, aunque muchos no lo saben, estuvo casado con Ninel Conde, con quien tuvo una hija llamada Sofía y con quien mantiene una relación cordial por el bien de ella.

Además, Ari tiene otra hija llamada Lina, a quien deja ver de tanto en tanto en su cuenta de Instagram.

Instagram

Y ¿qué les cuento? Sin duda, Ari tiene toda una historia de vida que demuestra que se puede salir adelante aún con trastornos mentales, y que siempre que estos se traten de manera adecuada, no hay imposibles.

Con información de Milenio Excélsior.