¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Orgullo por México: Alumno del Poli participa en proyecto de base espacial rusa ¡en la Luna!

Aarón es uno de esos tipos que nos llena de orgullo ????

Sin lugar a dudas el Instituto Politécnico Nacional, la UNAM y las universidades públicas de nuestro México Lindo y Querido son un motivo de orgullo. La cosa es que esta vez, un egresado del IPN participa en un trabajo que pretende llevar una base habitable ¡a la superficie de la Luna!

LEE TAMBIÉN:

Lord Peña la caga y le da harta vida al Poli

Tendrá como 82 años… no menos: 500.

Bueno, pues resulta que Aarón Garduño Rodríguez, trabaja ahora en la Agencia Espacial Federal de Rusia (Roscosmos) en el lanzamiento de una misión que se contempla para 2030 y en la cual, se pretende desarrollar sistemas que sustenten la vida en el satélite natural de la tierra.

Garduño, quien es muy disciplinado y un ejemplo para todos nosotros, trabaja en su doctorado en el Instituto de Aviación de Moscú (MAI) y si programa de posgrado se conoce como Seguridad en Sistemas en Situaciones de Emergencia en Aviación y Tecnología Espacial.

Aquí Aarón: 

IPN

El programa en el que Aarón participa está enfocado en el desarrollo e implementación de dispositivos médicos en aeronaves y submarinos con los cuales, se monitorean signos vitales y se desarrollan metodologías para casos de emergencia que comprometen las vidas de los tripulantes.

Según una bonita entrevista recogida por nuestros amigos de Excélsior, en palabras de Aarón la idea es la siguiente:

“Asegurar la vida de los cosmonautas que viajarán y se instalarán en la Luna, para lo cual se realizan diversos estudios, investigaciones y una misión análoga en el Instituto de Problemas Médico Biológicos de la Academia de Ciencias de Rusia. Ello, con el objetivo de simular las condiciones que podrían presentarse una vez que habiten la base lunar. La línea de investigación en la que participo está relacionada con el control médico y psicológico de la tripulación por medio de la telemedicina”.

O sea que es una cosa que implica el desarrollo de muchas técnicas y metodologías que le permitan al hombre llegar con todo a la Luna.

Garduño egresó de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (Upibi) del Poli, en donde logró conjuntar las ciencias físico-matemáticas con las médico-biológicas, mediante la ingeniería biomédica.

Un chico de pura ciencia: 

IPN

Claro que como todos sabemos un gran poder conlleva siempre una gran responsabilidad y entonces, Aarón reconoció que sin el Poli esto no hubiera sido posible. Quien ahora es maestro, dijo que el Instituto prepara a sus estudiantes para enfrentarse a los retos que exigen los mercados laborales y académicos.

Aarón contó que en su caso, logró solventar las diferencias del sistema educativo ruso, como la forma de evaluación y la presentación de proyectos que allá, se sustentan de forma oral. ¡Que el Poli lo preparó lo suficiente, pues!

¿Y qué le dice Aarón a los jóvenes mexicanos?

El maestro, quien es todo un sensei, quiere decirle a los jóvenes de nuestro país que NUNCA NUNCA desistan al perseguir sus sueño por más que el camino parezca difícil.

Aarón es uno de esos tipos que nos llena de orgullo.

IPN