4 datos sobre el pangolín y el doodle de San Valentín

El trágico secreto del nuevo doodle de Google: no todo es amor y amistad en la vida del Pangolín.

De nuevo es San Valentín (maldito tiempo cíclico) y Google lo celebra con un doodle-videojuego sobre un pangolín enamorado. Todo parece ser dulce y hermoso, pero en realidad la historia de este animal es bastante trágica.

Hola, yo soy un pangolín.

Estos son los 4 datos esenciales para conocer más sobre los pangolines. Además te ayudarán a entender por qué este tierno doodle de hecho es un grito de ayuda:

 

1. ¿Pangolín? ¿Cuál es ese pokémon?

Los pangolines son mamíferos que habitan en Asia y África. Sus cuerpos están cubiertos de escamas de queratina (el mismo material que tus uñas) y cuando se sienten amenazados pueden hacerse bolita. En esta posición, ni una leona adulta puede hacerles daño. Son el único mamífero con escamas y no, no están relacionados con los armadillos. Y no, tampoco pueden rodar por voluntad propia.

 

2. Las escamas del amor

Irónicamente, los pangolines son animales solitarios y sólo interactúan con otros pangolines para aparearse… una vez al año. Para las pangolinas africanas una camada consta de un único bebé pangolín, mientras que las asiáticas pueden dar a luz hasta a 3 crías. Los bebés nacen con escamas suaves y blancas. Además gustan de viajar sobre la cola de sus madres cuando aún son tiernos y carecen de defensas.

Duerme bebé, cuando abras los ojos el mundo será un lugar mejor para ti…

3. ¡No te metas con mi pangolín!

Nos estamos comiendo al pangolín hasta el borde de la extinción, literal. De las 8 especies que existen, todas están en peligro de extinción. Algunas, incluso, están en peligro crítico. En varios países asiáticos la carne del pangolín es considerada una delicatessen y sus escamas son muy requeridas en la medicina tradicional china.

 

4. El animal más traficado del mundo

Aunque su existencia es relativamente ignorada, se estima que el pangolín es el animal más traficado del mundo. Para que se den una idea de lo salvaje del asunto, en 2013 se decomisaron unas 10 toneladas de carne de pangolín de un navío chino. Otro ejemplo del tráfico ilegal -y masivo- sucedió en diciembre 2016, cuando la aduana china interceptó 3.1 toneladas de escamas, es decir, aproximadamente 7’500 individuos.

 

 

Sin embargo, aún hay esperanzas para el tímido pangolín. Múltiples organizaciones gubernamentales y privadas están trabajando en la protección de estas bolitas de amor. Por su parte, Google llevó a este mamífero a las pantallas de nuestros celulares y computadoras, con la esperanza de que ruede directamente a nuestros corazones.