La historia del joven que dejó la escuela para brillar como actor porno

Ángel era un chavo español común, originario de Ciudad Real, con una vida normal que iba a la escuela sin más preocupaciones que estudiar. Sin embargo, un día quiso experimentar...

Ángel era un chavo español común, originario de Ciudad Real, con una vida normal que iba a la escuela sin más preocupaciones que estudiar. Sin embargo, un día quiso experimentar más la vida y decidió convertirse en un estrella del porno.

“Un día estaba viendo una de las páginas amateur que me gustaban y vi que ofrecían realizar un casting de prueba. Mandé un mail con fotos y me quedé con la boca abierta [¿habrá sido requisito] cuando me llamaron”.

Ahora, después de un año de haber abandonado la escuela, Ángel, de 22 años, es conocido en el mundo del porno como  el Jordi “El Niño Polla” AKA ENP (por favor no confundir sus iniciales con EPN, Enrique Peña Nieto) y obtiene un sueldazo que va de entre los 500 a los 1,500 euros por un día, esto gracias a que obtuvo un contrato con la afamada productora porno Brazzers.

Según cuenta él mismo, cuando hizo su primer prueba, su pene superaba los 20 centímetros de erección.

“Estaba temblando, me daba mucha vergüenza quitarme la toalla al principio. Las diez primeras veces me moría de nervios, pero después, una vez metido en la escena, se me pasaba y empezaba a disfrutar”.

Ahora, el afortunado chico con aspecto adolescente, trabaja con las bellas actrices con las que antes dejaba volar su imaginación y hasta le pagan por ello.

Por cierto, El Niño Polla ha declarado que tiene novia y aunque algunas chicas de su trabajo le coquetean, él le sigue siendo fiel a su amada.

“Yo grabo una escena y me voy a casa con ella, lo que ocurra después es cosa de los demás”.

Ya no solo ha conseguido fama en el mundo que nadie conoce pero todos ven, sino que también se ha convertido en youtuber y ahí cuenta sus proezas y sus grandes logros en la industria pornográfica.

Si tú quieres ser un actor o actriz porno, también puedes serlo. Solo necesitas parecerte a ENP y perderle el miedo al éxito. Después el mundo y las manos de la gente por la Internet decidirá si vales o no la pena (o el pene).

Vía: SDP Noticias