Amor interespecie: Erizos bebé son alimentados por mamá gata

Una gata que vive en el zoológico de Sadgorod en Vladivostok, Rusia se ha vuelto nuestra heroína al alimentar a ocho bebés erizos que no se acostumbraban a alimentarse con...

Una gata que vive en el zoológico de Sadgorod en Vladivostok, Rusia se ha vuelto nuestra heroína al alimentar a ocho bebés erizos que no se acostumbraban a alimentarse con biberones.

Musya en su papel de mamá erizo

Estos ocho erizos perdieron a su madre en un “accidente de jardinería”, así que al quedar desamparados, el equipo del zoológico pensó que era buena idea poner a Musya, una gatita que recién había dado a luz a una camada de mininos y aún producía leche, a amamantar naturalmente a los pequeños picudos.

Alyona Asnovina, subdirectora del zoológico de Sadgorod dijo:

 “La madre de los erizos fue golpeada en la cabeza por una cortadora de césped. Sus ocho bebés quedaron sin madre. No aprendieron a comer solos y después de dos días, los erizos tenían hambre.

Vi a nuestra gata Musya en el patio. Rápidamente la agarré y la puse junto a los erizos de bebé. Después de un par de segundos, los erizos se acercaron al gato y entendieron al instante lo que debían hacer, sintieron su calor y el olor de la leche y comenzaron a comer”

Antes de adaptarse a su nueva madre, los erizos bebés se negaban a ser alimentados con una mamila o jeringa y, todavía ciegos, algunos miembros de esta camada comenzaron a morir de hambre, es por eso que los encargados del zoológico decidieron hacer esta mezcla de razas que fue unida sólo por la empatía y el amor animal.

Sorprendentemente, el gato también entendió inmediatamente lo que esperábamos de ella. Se acostó y, afortunadamente, los erizos comenzaron a amamantar.  Musya tomó muy en serio su papel de madre, pues no sólo alimenta a los erizos, si no que también cuida de estos bebés por la noche y los procura como si fueran sus verdaderos hijos.

La mayor parte del tiempo, la madre adoptiva espera a que los erizos se alimenten y entre ellos se llevan  muy bien, aunque hay momentos en los que los cuidadores de Musya y sus hijos adoptivos se han dado cuenta de que la gatita hace un ruido cuando los espinosos bebés se acercan demasiado y la pican con sus peculiares pelos que parecen espinas.

Conviviendo con otra especie

No cabe duda que esta tierna gatita nos ha dado una gran lección de compañerismo, amor por el prójimo y un poco de empatía por aquellos que están viviendo una situación más desafortunada que la nuestra.

Bebé erizo feliz y bien alimentado

[Vía: dailymail.co.uk]