¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Siete bromas de oficina que tienes que hacer antes de morir

Nunca serás un verdadero troll de oficina si no le has gastado alguna de estas bromas a uno o dos de tus compañeros.

Todos los que hemos estado alguna vez en una oficina hemos sentido la necesidad de gastarle una pesada broma a nuestros compañeros.

Puedes hacerlo de forma anónima (así siempre es mejor) o iniciar una guerra de bromas que irá escalando hasta que alguno de los dos pierda la vida.

Bueno, no exageremos tanto…

Lo importante es mantenerse original y hacer de tu lugar de trabajo un paraíso del sentido del humor.

Aquí te presentamos siete increíbles ideas para gastarle bromas a tus compañeros de trabajo.

1. El pastillero

Esta es cruel, pero si tu víctima no sufre de un mal irreparable, será genial.

Como la imagen lo indica, tienes que reemplazar el pastillero de tu compañero más hipocondriaco con una máquina de dulces para que tenga que meter uno o cinco pesos para hacerse de una de las tantas pastillas que necesita tomarse todos los días.

2. Cuando eres el único hombre de la oficina

A Ben se le ocurrió cambiar la señalética del baño de caballeros para que en lugar de decir Men (Hombres) diga su nombre. ¿Qué más da? Solo Ben usa el baño de todas maneras.

3. Post It

Cuando tu jefe se vaya a una junta muy larga, aprovecha su ausencia para tapizarle su oficina con cientos de notitas adhesivas para que aprenda a no irse por tanto tiempo.

4. El reloj de pared

Si te asignan un presupuesto para comprar un nuevo reloj de pared, entonces busca el más grotesco que encuentres.

Este bromista encontró el mejor para darle seriedad al lugar de trabajo.

5. El fajo

Esta es para los jefes. Si tu empleado gana una cierta cantidad de dinero, prueba pagándole en efectivo, pero con los billetes de la menor denominación que puedas.

Si la víctima gana 15 mil pesos mensuales, asegúrate que los reciba completos en un graaaaan fajo de billetes de a 20.

6. Fotos familiares

Las fotos de los bebés que los padres orgullosos ponen en la oficina son perfectas para que el resto de sus compañeros demuestre sus dotes artísticas pintando máscaras con sharpies.

7. La fotocopiadora

Esta es buena y muy fácil de hacer. Haz una fotocopia con tu rostro y pégala contra una puerta como la de la imagen para que el pobrecillo que tenga que cubrir el turno nocturno se lleve una graaan sorpresa.

¿Cuál de todas intentarás gastarle a tus compañeros?