Los 7 trabajos más WTF que tuvo Trump antes de ser presidente

Siempre es divertido pensar en Homero Simpson, de quien de pronto uno se acuerda o entera que trabajó como productor de música o como activista contra la planta nuclear de...

Siempre es divertido pensar en Homero Simpson, de quien de pronto uno se acuerda o entera que trabajó como productor de música o como activista contra la planta nuclear de Springfield del Sr. Burns (sí, así consiguió su trabajo), o que fue un boxeador, mascota, astronauta, asegurador de bebés, imitador de Krusty, conductor de camión de transporte, hippy, conductor de máquina quitanieves, etc.

En comparación con un personaje tan querido y amarillo como Homero, tenemos al hombre naranja: Donald Trump, quien ha buscado desempeñarse en otras líneas de empleo bajo su propia marca. Sus trabajos, muchas veces estafas (como lo fue su universidad), varían y te sorprenderá saber que estos son algunos de los trabajos que intentó realizar (y claro, no les fue muy bien).

Trump Takeover, o la caricatura de Trump

Lo creas o no, se planeó una caricatura donde Trump era el protagonista. La idea era verlo teniendo aventuras donde podría luchar por la verdad, justicia y la sociedad. Sin embargo esta idea no prospero más allá de borradores. Quizás la versión animada que vamos a ver sea la de Stephen Colbert, quien quiere hacer su propia caricatura de Trump para burlarse de él.

Trump Shuttle, o aerolíneas Trump

A finales de los años ochenta, Donald Trump lanzó su propia aerolínea. Y así como es Trump, comenzó a atacar durante la inauguración a a PanAm con difamaciones, su competencia directa. Poco después de inaugurar, la aerolínea de Trump tuvo su primer accidente, cuando un vuelo casi se estrella cuando estaba despegando, por fallas mecánicas.

Trump Mortgage, LLC, o Hipotecas Trump

¿Qué idea es mejor que abrir un servicio de hipotecas en el año 2006 y gastarse todos los ingresos en fiestas? La respuesta a esa pregunta es: cualquier cosa. En el año 2008, el mercado de inmuebles de Estados Unidos colapsó. Sin embargo, Trump decidió inaugurar su propio negocio en la industria que quebró la economía de Estados Unidos 18 meses antes de que la bolsa tronara. Esto lo llevó a tener que terminar su negocio.

Fund Anything, o fondeadoras Trump

Con el eslogan de “Estoy regalando dinero” y la cara de Donald Trump, iniciabas tu viaje por un sitio que básicamente es una fondeadora de Donald Trump. Un proyecto que duró un año desde su inicio en 2013. Su argumento es que iba a ser el sitio fondeador que no le perteneciera a las “élites”. Y para combatir esto, decidió cobrar la mayor cuota posible. No funcionó y cerró un año después este negocio.

Tour de Trump

Lo creas o no, Trump también quería involucrarse en el mundo del alto rendimiento deportivo. Decidió inaugurar el Tour de Trump, donde el ganador ganaría $75,000 USD. El recorrido se haría desde Albany, Nueva York hasta Atlantic City en el mismo Estado. Cuando le preguntaron por qué nombrar el tour con su nombre en vez de usar algo que hiciera referencia a la región, dijo que podría hacerlo, pero que no tendría tanto éxito. A pesar de eso, equipos de ciclistas se unieron a la competencia. Sin embargo, debido a una deuda inmensa que tenía en la época (los años 80), tuvo problemas para pagar el premio y dos años después, su negocio fracasó.

Revista Trump

Increíblemente, a esta revista no le fue tan mal. Su sección de comedia llegó a contar con la pluma de celebridades como Mel Brooks, Jack Davis y Harvery Kurtzman. A pesar de eso, no pudo aguantar mucho más de un año de su lanzamiento.

Trump World Studios, o “El Hollywood de Florida”

Donald Trump tiene una relación extraña con Hollywood. Ha tuiteado atacando a celebridades como Meryl Streep mientras que también hizo cameos en películas como “Mi pobre angelito 2” y la primera entrega de “Zoolander”.

El actual presidente de los Estados Unidos intentó desarrollar unos estudios en 2013, con los que construiría el complejo más grande en Estados Unidos, de espacios dedicados al trabajo de las celebridades de cine y televisión. Sin embargo, todo falló cuando se descubrió que su propiedad estaba a una pequeña distancia de una base militar donde habían jets despegando y aterrizando y el ruido provocaría uno que otro problema para grabar una película.