WTF!: estrenarán una versión millennial de Popeye

Que Popeye el marino es uno de los personajes más importantes para los mexicanos es cierto. No tenemos duda alguna que, así como crecieron con El Pájaro Loco, también crecieron pensando que las espinacas son un gran alimento para crecer fuertes y sanos, pero ahora todo cambiará con su nueva versión millennial.

Y sí, antes de que empieces a maldecir la modernidad y que los progres y los millennials te quieren quitar todo lo que amas, te aseguramos que es cierto. Esta nueva versión tendrá similitudes con la clásica, pero habrá cambios importantes para adecuarlo a los pequeñines de ahora.

Para empezar, la violencia será mucho más moderada y Brutus será un sujeto menos “brutal” y un poco más ingenioso y, claro, Olivia ya no será siempre la “damicela en peligro” que necesita ser rescatada por Popeye.

Para que te des una idea de cómo serán estos cambios, aquí tenemos el primer episodio, que nos da una extraña situación, en la que Brutus quiere engañar a Popeye con una hoja de espinaca que le roba.

https://giphy.com/gifs/okkultmotionpictures-black-and-white-animated-H5CdlQfS9Z0OY

El diseño de la imagen de los personajes dista mucho de lo que estamos acostumbrados cuando se trata de este marinero, llevándolo a unas figuras más planas y más redondeadas y, por supuesto, con una animación de este siglo, digital, no como los dibujos animados con procesos mecánicos (o sea con sus manitas, como cavernícolas).

https://giphy.com/gifs/cartoon-perfect-popeye-2j1O2FohuREbu

Y, otra vez, antes de que empieces a despotricar y a enojarte, pensemos un poquito y dejemos algo bien clarito: esta es una serie para niños pequeños, por eso mismo tiene situaciones de este tipo, con esas formas representativas.

¿A poco te imaginas a Dora la Exploradora o a Peppa Pig agarrándose a madrazos con el villano mientras su amiga/novia/pareja está aprisionada entre cocodrilos y otras cosas medio raras? Pues no.

Tal vez los que nos enojamos por todo somos nosotros y solo no sabemos aceptar que el mundo no es nuestro y que también es de esos que vienen, que todavía cagan sus pañales, pero que algún día también se quejarán de que las cosas que aman ya nadie las quiere o las cambiaron.