Prohíben terapias de conversión en el Estado de México

El EdoMex se convierte en la segunda entidad de México en criminalizar estas prácticas inhumanas.

La discriminación en contra de la comunidad LGBT+ sigue estando presente, sin embargo, el progreso tocó las puertas del Estado de México, en donde ya prohíben las terapias de conversión y son consideradas un delito.

Aunque mucho se ha avanzado en el respeto sobre los derechos de la orientación sexual de las personas, mucha gente aún cree que ser homosexual, lesbiana, bisexual, transexual, etcétera, son una “enfermedad”, lo cual es completamente falso.

Pixabay

Estas prácticas serán delito en el EdoMex

La LX legislatura del Congreso del Estado de México decidió reformar su Código Penal para prohibir las terapias de conversión y así considerarlas un delito que será castigado con 1 a 3 años de cárcel, 50 a 200 días o de 25 a 100 días de trabajo comunitario.

Estos castigos caerán sobre quien “someta, coaccione u obligue a otro a recibir este tipo de tratamientos”, al ser considerados “terapias fraudulentas” que tienen “tratos crueles, inhumanos y degradantes”, según Milenio.

Lo cual convirtió al Estado de México en la segunda entidad del país en criminalizar este tipo de prácticas que atentan contra los derechos humanos de las personas con el dictamen “Delitos contra el libre desarrollo de personalidad y la identidad sexual”, luego de que esto fuera posible en la CDMX.

Pixabay

¿Qué son las terapias de conversión?

Las terapias de conversión han sido usadas por muchísimos años contra personas de la comunidad LGBT+, en donde son sometidas a “tratamientos falsos” para ser “curados” de su orientación sexual.

Estos pseudo tratamientos van “desde la hipnosis, los electro shocks, la reclusión forzada en “clínicas de readaptación” y las inyecciones de adrenalina mientras se muestran imágenes de sexo homosexual con el fin de sembrar aversión en la persona”, según Plumas Atómicas.

Sin embargo, las preferencias sexuales que tengas NO son una enfermedad mental, lo cual fue reconocido el 17 de mayo de 1990 por la OMS, quienes denunciaron el considerarlo así como una violación de los derechos humanos.

Por fortuna, México sigue avanzando en favor de la comunidad LGBT+, quienes tienen derecho a vivir su sexualidad de la manera en que quieran sin ser criminalizados ni discriminados.