Paulina Rubio está en quiebra por deudas millonarias, aseguran

La "Chica Dorada" podría perderlo todo.

Paulina Rubio está por vivir el peor de los infiernos porque luego de tantos éxitos la cantante mexicana estaría por caer en quiebra por las deudas millonarias que generó desde que empezó la pandemia y luego de quedarse sin su principal fuente de ingresos, los conciertos.

Así como a muchas personas, la “Chica Dorada” también padeció la llegada de la Covid-19 porque hasta el momento no ha podido retomar su trabajo y tal parece que no podrá hacerlo en prácticamente todo el 2021.

Fuente: paulinarubio (instagram)

De acuerdo con información del programa Ventaneando, la cuarentena le pegó tanto a Paulina que ya debe alrededor de 117 mil dólares por concepto de impuestos por la mansión que habita en Miami, Estados Unidos, misma que tiene un valor de 7 millones de dólares y que podría perder si no salda sus deudas.

La noticia de que Paulina Rubio está en quiebra se sumó porque además de los impuestos de su lujosa casa, también se le suma la abultada deuda que tiene con sus tarjetas de crédito. Para acabarla, la artista también debe sumarle los honorarios que tiene que pagarle a sus abogados, quienes se han mantenido activos en todo momento con las demandas que constantemente interponen su ex novios, Colate y Gerardo Bazúa.

Paulina con Colate en una alfombra. | Fuente: sucesosver (twitter)

Pese a que todo se torna negro en el panorama, la “Chica dorada” aún tiene dos salidas para no quedarse en la calle. La primera de ellas es hipotecar su mansión para obtener liquidez, aunque lo negativo de esta opción es que deberá demostrar que cuenta con los ingresos suficientes para pagar dicha hipoteca.

La segunda opción que tiene la intérprete de “Ni una sola palabra” es declararse en bancarrota total, para que así la Corte de Miami absuelva toda la deuda de su casa, aunque al contar con varias propiedades luce complicado que le brinden este beneficio.

Yo creo que hay que ir haciendo coperacha para que nuestra “Chica dorada” no se quede sin nada.

¡Fuerza, Paulina!