WTF: Una mujer perdió la vista por cocinar huevos en el microondas

Para muchos, la alternativas al tiempo y al hambre es echarse unos huevitos en el microondas, peor al parecer esto no es para todos un final feliz, porque tiene riesgos,...

Para muchos, la alternativas al tiempo y al hambre es echarse unos huevitos en el microondas, peor al parecer esto no es para todos un final feliz, porque tiene riesgos, como quedarse ciego, o al menos esta es la historia de esta mujer.

LEE TAMBIÉN:

¡Detente! Has estado colocando mal los huevos en el refri POR AÑOS

Como poner los huevos en el refrigerador para que duren más y puedas comerlos sin temor a que estén echados a perder.

Una joven de 22 años llegó de emergencia al hospital con quemaduras en el rostro, de las cuales el resulto fue, desafortunadamente, la pérdida de la visión en uno de sus ojos. ¿La razón? Le explotaron un par de huevos que horneó en su microondas.

Ella, de nombre Bethany Rosser, aseguró a los médicos que leyó en Internet que era posible y completamente seguro cocinar este producto alimentario en este tipo de hornos, siempre que se hiciera en un recipiente adecuado y con un poco de sal para… para algo, seguramente (nocierto, es para que queden ricos).

Sin embargo, ella metió los huevos con todo y cáscara, y se refugió en la idea de las instrucciones, que le aseguraban que ponerle sal era la única opción para evitar que explotaran un vez dentro.

Por supuesto, esto fue un error, pues los huevos son herméticos y tienen líquido dentro, mientras que la sal es un mineral que se calienta como cualquier otra roca y estas dos cosas fueron lo que ocasionaron la explosión.

Bethany, además, contó sus sensaciones una vez que el material del huevo y la sal estaban quemando su piel en el rostro, misma que empezó a desprenderse, según su propio testimonio.

Las quemaduras le dejaron la mitad de su rostro con heridas graves y perdió la visión en el ojo de ese mismo lado de su cara. Los médicos refirieron que esto fue ocasionado no solo por la temperatura del material, sino también por los restos de la cáscara y la sal caliente que salió disparada en el momento de la explosión.

Esto es algo que no solo puede ocurrir con los huevos, sino con cualquier producto o material hermético que tenga contenido líquido dentro (una piedra pómez, por ejemplo). Lo recomendable es no meter nada que esté cubierto en su totalidad, pues la forma de funcionar del horno de microondas llevará a este resultado irremediablemente.

Con información de The Sun