Mario Casas le da un giro a su carrera con el estreno de ‘El Practicante’

El actor español protagoniza la cinta que ya se encuentra disponible en Netflix

Muchos recuerdan a Mario Casas como el galán de Tres metros sobre el cielo, Tengo ganas de ti y otras películas románticas que fascinaron a toda una generación. Sin embargo, el actor ha tomado retos importantes y por primera vez da vida a un villano en El Practicante, la nueva película de Netflix.

LEE TAMBIÉN:

Tom Holland estrena película de terror en Netflix 'El diablo a todas horas'

Tom Holland y Robert Pattinson estelarizan la nueva película de Netflix que cuenta una historia espeluznante sobre religión

Dirigida por Carles Torres, la nueva cinta es un thriller psicológico que muestra a Mario Casas en una faceta completamente distinta a la que todos conocen. El actor de 34 años interpreta a Ángel, personaje al que le cambia la vida completamente después de sufrir un grave accidente.

En esta ocasión, Casas se arriesgó con un papel de psicópata con el que pretende elevar su carrera a otros niveles. La preparación para El Practicante fue larga, pues el actor gallego trabajó con psiquiatras para poder desarrollar de mejor manera la complejidad de su personaje.

Instagram: @mario_houses

“Viví en mis carnes la degradación del personaje y me fui menguando. Su veneno me afectó y por eso perdí cinco kilos más de los previstos. Y solo me di cuenta del todo al final, cuando vi la película ya montada”, confesó Mario Casas.

La historia de El Practicante se centra en Ángel, un trabajador de ambulancia que debe lidiar a diario con la tragedia. Tras sufrir un accidente, la vida del personaje da un giro al quedarse postrado en una silla de ruedas y sufrir de ataques de celos al creer que su novia le es infiel.

La nueva película de Carles Torres, ya se encuentra disponible en Netflix como una de sus grandes apuestas en el género de thriller psicológico. Mario Casas también encarnará a otro personaje violento y complejo en la película No Matarás que se estrenará en octubre.

Fuente: La Vanguardia