¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Mamá sufre infarto porque su hijo no entendía la tarea

Por eso hay que tenerle paciencia a los hijos.

A veces, solo pocas veces, los niños son tremendos y nomás no agarran la onda a la primera, por lo que los papás pueden llegar a estresarse muchísimo, sobretodo cuando están haciendo la tarea. Así le pasó a una mujer a la que incluso le dio un infarto…

LEE TAMBIÉN:

Las mamás con tres hijos son las más estresadas

Un estudio reveló que las madres que tienen tres hijos, sufren más estrés que aquellas tienen 1, 2, 4 o más bendiciones.

Imagínense cómo estaba el escuincle (como dirían por ahí) que como no entendía su tarea, a la señora acabó por darle un infarto. Quién sabe si por coraje o porque traía otras cosas encima.

Porque como dicen por ahí, los infartos están a la orden del día.

Esta terrible historia ocurrió en China (¿dónde más?) donde la mujer en cuestión llamada Wang, de 36 años, intentaba explicarle a su hijo un tema, pero este no entendía, lo cual la angustió tanto que casi se muere.

Obviamente la tarea era de matemáticas, esa materia que a ti y a mí nos dio más de un infarto, pero ve tú a saber si las cuentas estaban tan cañonas que todo salió mal y pasó lo que pasó.

Así contó Wang el asunto:

“Traté de explicarle muchas veces. Pero todavía no podía responder correctamente. Empecé a enojarme y me dieron ganas de explotar”.

De acuerdo con informes de medios locales, difundidos por Sinchew, el hijo de Wang cursa el tercer grado de primaria, y cuando ella notó que el chamaco no entraba en razón, empezó a sentirse mal.

La mujer comenzó a experimentar molestia en el corazón y no podía respirar bien, por lo que de inmediato llamó a su esposo para que la llevara al hospital.

Estando ahí recibió tratamiento de inmediato, lo que permitió que el incidente no pasara a mayores. Se trató de un infarto al miocardio. Sin embargo, su médico le dijo que si no hubiera ido a tiempo, otra cosa hubiera sido por el riesgo de una muerte cardíaca repentina.

Más adelante, la mujer relató que este año tenía mucho entusiasmo por la educación de su hijo, pero que no creyó que dicho entusiasmo se fuera a poner tan gacho como para causarle un infarto, aunque afortunadamente, ya está bien.

Así que ya lo saben… Si están haciendo la tarea con las bendiciones ténganles paciencia porque si no, podrían terminar como esta señora y dios no lo mande. Ahora que si el niño no quiere, pues no quiere y con la pena ¡que repruebe!

¿Has sentido que te da un infarto cuando estás ayudándole con la tarea a tu hijo?

a) Sí, yo creo que ya lo voy a mandar a un internado porque no entiende.

b) No, yo no tengo hijos, bendito sea.

c) No tengo hijos, pero sí me acuerdo cómo se ponía mi mamá con la tarea y pobre… Lo bueno que igual ni sé sumar, ni restar.

Facebook