Dan a luz a bebé de 27 años de edad que estaba congelado

Nació con carrera y maestría esa bebé.

La tecnología avanza cada vez más rápido y esto solo quiere decir que nos estamos haciendo viejos. Mientras muchos mueren de emoción por TikTok y por las actualizaciones en redes sociales, en otras partes del mundo como Tennessee una pareja rompió el récord del embrión congelado por mayor tiempo y dio a luz a una bebé de 27 años.

Tina y Ben Gibson es una pareja que dados sus problemas de fertilidad recurrieron a la posibilidad de recibir embriones donados para cumplir su sueño de ser padres. Y esta no es la primera vez que pasa, en 2017 la misma familia recurrió al proceso y resultó ser todo un éxito.

La famosa bebé de 27 años | Fuente: CerebrosG
(twitter)

Conoce a Molly, la bebé de 27 años

Hace tres años, Tina y Ben dieron a luz a Emma, un embrión congelado durante 24 años. Este camino no es el que ellos esperaban pero ahora pueden presumir tener a dos hermosas niñas.

“Estaba tan asustada de abrir mi corazón ante la posibilidad de tener un embarazo. Tenía mucho miedo de que no funcionara. Y entonces [el corazón] me sería arrancado de nuevo”, comentó Tina Gibson.

Así es como en este 2020 llegó Molly, la bebé de 27 años que resulta ser solo dos años más chica que su madre. El equipo de la clínica se dijo emocionado porque a partir de esta experiencia muchas personas podrán ver realizado su sueño de tener un hijo.

“La adopción de embriones es una fantástica opción para muchas parejas. Es una opción excepcionalmente exitosa y muy económica, y a veces, de verdad, es la única opción para las parejas en donde la madre puede experimentar el embarazo y el nacimiento de un bebé”, expresó Jeffrey Keenan, presidente del Centro Nacional de Donación de Embriones.

La familia Gibson con las dos bebés nacidas por adopción de embrión | Fuente: CerebrosG
(twitter)

Este centro está especializado en salvar embriones que están a punto de ser destruidos, permitiéndole a la gente donar óvulos fertilizados a otras personas que no pueden producir embriones sanos.

Bajo esta premisa, el embrión de Molly se congeló en 1992. De hecho, se trata del embrión más viejo que haya resultado en un nacimiento. Lo mejor es que en ese momento no se contaba con la tecnología de ahora, por lo que es una buena señal para que un futuro incremente el número de casos de gente que opta por este procedimiento.

La llegada de Molly promete ser la segunda de muchas y muchos bebés que harán felices a sus papitos.

¿Ustedes de verdad ven viable esta opción?