Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores (y una que otra para SÍ verla)

Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores

Noticias

Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores (y una que otra para SÍ verla)

Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores (y una que otra para SÍ verla)

Aceptémoslo, es muy malita. Más allá del evidente furor que causó por ser una serie más de Netflix con producción y talento mexicano, en la suma La Casa de las Flores sufre mucho como serie, además de encerrar varios vicios de las producciones mexicanas.

Solo basta ver estos memes para entender “La casa de las flores”

Por un lado, representa una mayor presencia de productos mexicanos en sistemas internacionales de entretenimiento… pero también resulta solo una transportación de modelos viejos de narrativa y clichés que han detenido la industria en México.

Así que, una vez pasado el meme, pensamos en cinco razones por las que es mejor pasar de largo La Casa de las Flores, la mera Netflix (y también reconocer sus aciertos).

Oh, el drama

Esta serie (no empecemos con esto, es una serie y no una telenovela) comienza con una historia cliché de los ricos que sufren y que por su cualidad de ricos se dan el lujo de sufrir un poquito a partir de un drama que les metió alguien más a su vida perfecta. Esta forma narrativa la encontramos en las telenovelas clásicas de la televisión mexicana y de ahí viene.

Claro, demuestra una forma muy chafona de manejar este mismo drama. Existen maneras más ingeniosas que hemos visto en múltiples productos audiovisuales, como el que se presenta en Los Soprano o Mad Men. Esta serie, por su parte, no complejiza en las situaciones y se limita a la comedia fácil y los problemas prototipo del drama televisivo.

Eso sí, la forma dramática de su narrativa tiene una justificación visual exquisita. El trabajo visual es, probablemente, lo mejor de La Casa de las Flores. Desde la paleta de colores y el uso de este para generar ambientes hasta los grandes planos a detalle que presenta constantemente.

¿Qué México solo vive en sus ‘ricos’?

Todo le sucede a la familia Mora, que es de esas familias que salen en la revista Hola! y la Quién, pero que no empatizan realmente con la audiencia. Es fácil, de esta forma, crear personajes que vivan solos y no requieran de ninguna construcción interesante para manejar la trama.

Pareciera que México solo vive en sus ricos, que son los que sufren y pueden tener identidad. Los demás son entidades de adorno, personajes cagados y carismáticos que parecen más bufón que otra cosa y que, además, no tienen derecho de dramatizar su vida… viven en el sufrimiento y todo lo que les sucede es más cercano a la comedia y la burla que a la introspección.

Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores

Netflix

Al mismo tiempo, termina haciendo una crítica por momentos a esta misma clase y su forma ostentosa de vivir, así como la corrupción que rodea a la clase alta mexicana. Sin embargo, estos atisbos no son nuevos y son, hasta cierto punto, otra condición cliché del entretenimiento mexicano.

Actuaciones chafas (y una grandiosa)

No vamos a discutir la capacidad de Cecilia Suárez de construir un personaje. Su actuación lleva en los hombros a toda la serie en sus momentos flojos. La mejor parte del guionismo de esta serie está en la boca de Paulina de la Mora, un personaje unidimensional pero rico en interpretación.

Peeeeero… fuera de su actuación los demás integrantes del elenco todo el tiempo están en medio de un problema de guión e interpretación que los sobrepasa. Desde los diálogos más cliché y nada naturales que saltan de un lado a otro sin dinamismo ni fluidez, hasta lo forzado de las partes de Arturo Ríos y las odiosas líneas que Verónica Castro sortea con su carisma, pero con poca versatilidad de actuación.

Dejemos de imaginar cosas chingonas

Oh, mira… otra serie en la que los ricos se acercan a los pobres y viven en armonía. Oh, se parece a esa donde la mujer pobre termina siendo parte de una familia rica.

Aspiracionismo: de eso sufren casi todas las producciones dramáticas de México. Ya sea una telenovela, una película o una serie, siempre se trata de dejar a la clase alta en gran estima, fuera de un estigma, y a la clase baja como quienes pueden formar parte de esta (o acercársele un poco).

Cinco razones para NO ver La Casa de las Flores

Twitter

Sí, contiene una crítica muy ligera a esta clase y a su forma de vida, pero no deja de tener esos detalles melosos y cursis sobre que esos que están ahí son también personas sensibles, dejándolos llenos y dignos de todo ello que, en dado caso, arrebataron a una comunidad que desprecian y a la que solo se acercan con condescendencia.

¿Apoco solo hay 10 actores en México?

Cecilia Suárez es una grandiosa actriz y Verónica Castro sabe resolver como pocas lo que tiene en el guión para presentarlo en pantalla… pero ¿en serio no había más talento entre los actores de México?

Cada año se gradúan actores de diferentes escuelas de todo el país y, a pesar de eso, seguimos viendo siempre los mimos nombres en pantalla. Más que pensar que esto sea un problema de calidad y talento, es un problema de una industria que también hizo la serie de Luis Miguel y que hace gran la mayor cantidad de películas mexicanas al año… con la misma plantilla y los mismos resultados.

Arriba