Razones por las que octava edición del NRMAL nos voló el seso | ERIZOS
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Razones por las que octava edición del NRMAL nos voló el seso

Música

Razones por las que octava edición del NRMAL nos voló el seso

Porches-nrmal-cover

Razones por las que octava edición del NRMAL nos voló el seso

Este fin de semana nos chutamos la octava edición del festival NRMAL y nos dejó los oídos zumbando, una gran sonrisa y ganas de más ruidos locos

El NRMAL es un festival pequeño territorialmente pero que, en sonoridad y en su alucinante oferta musical y espiritual, es inmenso, con magnitudes titánicas, y eso mismo es lo que nos provoca un viaje sin fin por una variedad de visiones multicolor derritiéndose frente a nuestros ojos, con sonidos martillando nuestros cráneos y abriéndose paso para alojarse en nuestro cebo mental; un viaje lleno de sensaciones descontroladas que liberan nuestro cuerpo haciéndolo bailar. Nosotros estuvimos paseándonos por sus tres psicodélicos escenarios y queremos contarles cómo sobrevivimos a su octava edición.

Amigos llegando al NRMAL

Así la banda llegando al NRMAL. Foto por Christian Ferenc

La curaduría del cartel traía una paleta de bandas de todos los colores, sensaciones, sonidos, países y emociones imaginables. Durante el primer día del jolgorio multidimensional, encontramos un manojo de bandas nacionales que nos ofrecieron golpes sonoros contundentes. Es difícil ser la banda que abre un escenario, pero aun con poquita gente en el escenario REVERBERATION, los brodis de Sutra, desde Guadalajara, dibujaron muecas de gozo a los que llegaron temprano.

El escenario azul abrió sus puertas cósmicas para dejar salir los sonidos psicodélicos de la banda regiomontana Pirámides, quienes con un la ayuda del humo de copal comunicaron mensajes ancestrales a los que ya estaban consumiendo hojas secas.

Lo bonito del festival es que puedes pasar de esos sonidos extraños y alocados a otros más calmos con más estructura, si lo quieres ver así, con solo cambiar de escenario. En la carpa roja nos pudimos encontrar a la mexicana Girl Ultra intercambiando versos al ritmo de un suave y sensual R&B con el guatemalteco Jesse Baez.

Sonidos muy terrestres, pero como de magia negra podían estarte persiguiendo durante la presentación de Dorit Chrysler (Austria), manejando ese extraño objeto metálico llamado Theremin. Caminando hacia el otro extremo del Deportivo Lomas Altas, la dj sueca Sissel Wincent se encontraba moviendo sus brazos y ojos a velocidades extremas para secuenciar beats y sonidos experimentales completamente en vivo.

Desde Guadalajara, Sutra

Sutra. Foto por Christian Ferenc

Sutra desde Guadalajara. Foto por Christian Ferenc

NRMAL

FNTXY y Yoga Fire en NRMAL. Foto por Christian Ferenc

Girl Ultra en NRMAL

Girl Ultra. Foto por Christian Ferenc

Dorit Chrysler y su theremin. Foto por Christian Ferenc

En el escenario azul vimos a Rakta desorientando a la gente con sonidos etéreos, ambientales y agresivos provenientes del Brasil. Dando solo unos 20 pasos disfrutabas de los sonidos robustos de puro psych saliendo de los instrumentos de los texanos Holy Wave, quienes le rompieron la cara a una piñata de Donald Trump en el REVERBERATION. Y también desde Brasil, el domingo disfrutamos a un mujeronón vistiendo un cinturón de cuchillos afilados y bailoteando sus mejores pasos conceptuales, nos referimos a Ava Rocha, la favorita del universo intelectual, escupiendo letras contestatarias a ritmos de blues cochino, R&B y haciendo honor a la tropicalia.

Paseando así de escenario a escenario no solo era encontrarse con todo tipo de sonidos, también pudimos toparnos con varios amiguitos peludos, perritos psych que iban a disfrutar o dañar sus pobres oídos con tantas disonancias y engentarse de tanto público drogadicto.

Desde Brasil, Ava Rocha. Foto por Christian Ferenc

Perritos en el NRMAL

Oceanss, una banda de la CDMX que acaba de salir de su envoltorio plástico, rascó, golpeó y gritó a sus instrumentos con total desinterés para ser la primera banda en tocar en el REVERBERATION el mero domingo, una nueva promesa del psych nacional. Lorelle Meets The Obsolete no abrió ningún escenario, pero si inició un incendio masivo con flamas azul neón de puro synthpop psicodélico, sacando los demonios de aquellos que estuvieron presentes para hacerlos bailar al frente de la hoguera.

Oceanss en NRMAL. Foto por Christian Ferenc

Lore de Lorelle Meets The Obsolete. Foto por Christian Ferenc

Ambos días estaban atiborrados de grandes leyendas de la música para amantes de los psicotrópicos. Pudimos orbitar en las vibraciones de krautrock eterno de Moon Duo (EU), bailamos los mejores y más pegajosos riffs psicodélicos que desparramó The Brian Jonestown Massacre (EU) sobre nuestras almas, perdimos la conciencia de nuestro ser terrenal con Mueran Humanos (ARG), obedecimos los mensajes de amor que nos ordenó el fuerte sonido psicodélico, bluesero, acido, de Psychic TV (ING) y viajamos por los bonitos paisajes que Tortoise (EU) dibujó con su bien orquestado post-rock. Si bien todos estos eran los deliciosos platillos que servirían como anzuelo, el cartel del NRMAL en ningún momento usó letras grandes, haciendo alusión a que no hay jerarquías, todos los nombres del cartel son igual de importantes, quien pone la importancia es el mismo consumidor que encontró ese sonido que se ajusta a sus oídos.

Genesis P-Orridge de Psychic TV. Foto por Christian Ferenc

Cossey Fanni Tutti en NRMAL. Foto por Christian Ferenc

Nuestra experiencia termina aquí, pero el NRMAL sigue. Si bien muchas bandas siguieron con sus giras en otras latitudes, muchas otras se quedaron acá para recorrer nuestros terruños. Los chilenos de Trementina sufrieron un atropello más de Trump y se les negó la visa estadounidense cancelando así su gira por allá, pero se quedan acá para que puedas cazarlos aunque sea solo un concierto. Camila Moreno, también de chile, dará un show en el Foro Indierocks! Este miércoles 15 por si te quedaste con ganas de más, vale mucho la pena.

Camila Moreno despertó el REVERBATION del NRMAL. Foto por Christian Ferenc

Arriba