¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Ancianito odia el Rock, la hace de tos y amenaza con machete

Ancianito odia el Rock, la hace de tos y amenaza con machete a un grupo de jóvenes cuyo único delito fue amar esa música.

“¡A chingar a su madre, bola de guangos! Yo soy ranchero, pobre y humilde. Esta música es pendeja, yo agarro, voy a Garibaldi, me llevo 50 mil pesos, me los gasto. Hasta las 6 de la mañana con pura botella y mariachi, no chingaderas!”, dijo el venerable anciano con hoz en mano.

Los jóvenes integrantes de la banda Velóchet, se disponían a tocar un poco de rock en una plaza pública de Tejalpa, Morelos, cuando fueron sorprendidos por un viejito locochón que odiaba a muerte su género musical. Tanto que incluso amenazó con cortarlos con su hoz (o machete, no sabemos. Es algo con filo).

“Yo sí soy cabrón” (Twitter).

El hombre de la tercera edad les pidió a gritos que se fueran porque si no saldrían heridos.

“Váyanse porque yo sí soy cabrón,” dijo el adulto mayor de sombrero de paja y guayabera blanca.

Los cuatro jóvenes rockeros que fueron increpados por el señor no pudieron hacer otra cosa más que obedecerle y retirarse en silencio del lugar, porque en ese momento supieron que si no lo hacían, podrían resultar heridos.

“Recojan sus cosas, chavos,” ordenó el líder de la banda, triste porque supo que su presentación no iba a suceder ese día.

Luego el viejito les reprochó que los mariachis eran mejores y que si quería podría irse a Garibaldi con 50 mil pesos para gastárselos en chupe y música.

“Manden al delegado o al gobernador. Yo sí los mando a Chihuahua”
(Twitter).

Gracias al dios gato de internet alguien grabó el insólito encuentro entre la juventud y la vejez mexicanas, y lo difundió en redes sociales para que todos pasemos un buen rato.

Entre los comentarios de los internautas destacan los de apoyo a la banda Velóchet y los que plantean posibles soluciones para el conflicto como “tocarle un tema que él si conociera o llamarle a las autoridades”.

Al final las amenazas del viejito no escalaron a algo mucho peor, pero al analizar el video detenidamente descubrimos que cerca del final el señor parece revelar que no es el rock lo que odia, sino cualquier tipo de música que se toque en la plaza pública del pueblo.

“¡Váyanse, bola de guangos!” (Twitter).

O sea, así como la abuela de Miguel en la película animada Coco, este señor odia la música.

Terminamos esta nota con palabras de sabiduría que nos regaló el señor enojón de este video: “¡A chingar a su madre, guangos, y venga quien venga”!.

Arre