Niños, pasteles y tragedia: una historia de amor
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

VIDEO: Niños cumpleañeros que fueron atacados por su familia con pastel

Niños, pasteles y tragedia: una historia de amor

El mame

VIDEO: Niños cumpleañeros que fueron atacados por su familia con pastel

VIDEO: Niños cumpleañeros que fueron atacados por su familia con pastel

Las fiestas de cumpleaños tiene una tradición peligrosa: la mordida. Eso, sin contar lo peligroso que es prenderle fuego al postre o la cantidad de azúcar que contiene cada pastel con merengue, fruta y leche. De estos manjares dulces y aguados han sido víctimas miles de niños.

21 pasteles asquerosos que son más horribles que tu ex

Esta semana encontramos el video de un niño que apaciblemente disfrutaba de echarse un coyotito, hasta que su familia (incluído su hermanito) llegó a perturbar su paz para celebrar su cumpleaños. Este guerrero del sueño no se dejó vencer y aplicó la mordida propia nomás para que lo dejen dormir ya, por amor a dios.

Pero él no es el único, parece que los niños son siempre el blanco de abusos que tienen en medio rellenos frutales y de gelatinas dulces y con altas cantidades de colorantes. Por eso, en honor a estos pobres e inocentes, recordamos las veces que un pastel atacó a un infante inocente.

Esta niña, a pesar de estar consciente de que iba a suceder, no esperaba para nada que de la nada salieran como 10 mil manos a estrellarla contra el postre que se supone todos compartirían.

Y cuando no es Chana, es Juana. A este pequeño valiente, que mordió sin ningún miedo el pastel, terminó siendo víctima de las mortales velas, que además de llenar de cera la comida son… bueno, básicamente son fuego y resulta demasiado obvio que es peligroso.

Pero toda pelea tiene que tener resistencias, y el pastel y la mordida se encontró con su némesis: una niña que no se iba a dejar. Ante la agresión de uno de los invitados, prefirió ver morir el pastel antes que su dignidad.

Que, bueno, también hay niños que prefieren sacrificarse en nombre de todos esos otros que han sufrido lo abusos del pan remojado y en formas geométricas. Para todos ellos, solo podemos brindarles nuestro respeto presionando la tecla F.

Y para demostrar que esta guerra es contra los niños, tenemos esta prueba videográfica, en la que alguien que no la debe ni la teme salió, literalmente, embarrado nomás porque dios es grande y… era un infante más despreciado por un pastel.

Lo que no sabe el pastel y sus tradiciones violentas, es que el ingenio, sea de un niño o de un adulto, siempre podrá más que todo su régimen del terror. El genio que descubrió cómo evadirlo está aquí y nos comparte su sabiduría.

Arriba