Sujeto descubre que Trump “vive” en el oído de su perro

Este internauta detuvo las redes sociales cuando reveló que el presidente de Estados Unidos "vivía" en el interior de la cabeza de su mascota.

Un usuario de Twitter conocido simplemente como “The Don” acaba de romper internet con un solo tuit.

En él incluye una foto del interior del oído de su perro que habría pasado desapercibido de no ser porque el presidente de Estados Unidos “vive” allí.

El tuit, que ha sido retuiteado más de 21 mil veces y acumulado más de 59 mil corazones de Me Gusta del respetado público conocedor de internet, ya se volvió EL viral de este domingo.

https://twitter.com/JackedYoTweets/status/927006943159472129

El parecido de los pliegues de la oreja de su perro con el rostro del presidente Donald Trump es increíble. Casi cada detalle de su persona está allí: desde su papada hasta el pelo dorado que lo ha distinguido por décadas.

Entre las reacciones más divertidas de los internautas está este, que ahora que The Don le ha puesto nombre al interior de la oreja de su perro, no puede dejar de ver al presidente en la foto.

Otros compararon la similitud del rostro “del preciso” con otras partes de la anatomía de sus propias mascotas.

Y unos probaron la similitud de la imagen con el rostro real del presidente.

Internet no tuvo piedad con Trump y menos cuando descubrieron que la mismísima sucesión de Fibonacci estaba en la obra maestra que es el perfil del presidente de Estados Unidos.

https://twitter.com/FabioMixtodonte/status/927204323339243521

Es cierto, el rostro de Trump vive en el interior de la oreja de un perro.

https://twitter.com/rosekimono_/status/927275479496671233

Al respecto nos preguntamos qué sustancias habrá estado consumiendo The Don para que pusiera tanta atención en la anatomía de su mascota, en especial para descubrir que un perfil humano se dibujaba en los pliegues de su oreja.

Aunque, claro, hubo gente en internet que se horrorizó al ver la imagen y perdió el apetito por varias semanas.

Ahora cada vez que te asomes a revisarle las orejitas a tus perros, vas a buscar a un Trump escondido en su interior. Tal vez este tuit cambie tu vida. No sabemos, solo queremos que te vayas a dormir con esa imagen tatuada en la cabeza para que tengas dulces sueños.