Quince jóvenes se infectaron de rabia ¡por tener sexo con burra!

No supieron que la pobre burra estaba infectada de rabia cuando decidieron desahogar su ímpetu con ella.

Este caso sucedió en agosto, pero la noticia volvió a circular en la red hace unas horas debido a lo increíble que fue.

Un tranquilo día de ocio, en la región de Garb-Chrarda-Beni Hsen, al noroeste de Marruecos, quince amigos de entre 7 y 15 años de edad que estaban muy aburridos y no tenían con quién desahogar su calentura, decidieron usar a una burra como muñeca inflable.

El problema es que la burra estaba infectada de rabia.

Como era de esperarse, los quince amigos, que arremetieron contra la burra uno tras otro, acabaron en el hospital presentando un severo cuadro de infección rabiosa.

Cuando el doctor les preguntó qué había pasado, algunos de los jóvenes dijeron que el animal los había mordido, pero después confesaron que en realidad habían usado su vagina para tener coito.

¿Qué pasó con la burra? Lamentablemente fue sacrificada a pesar de no haber tenido la culpa de nada.

Varios medios locales que recogieron la noticia se acercaron a las familias de los muchachos afectados, quienes dijeron que se sentían muy avergonzadas por lo que habían hecho.

De acuerdo a autoridades cercanas al caso, los jóvenes tuvieron que ser vacunados en secreto debido a que ninguno de sus familiares quería que el caso se divulgara.

Desgraciadamente para todos los involucrados, la noticia dio la vuelta la mundo rápidamente.

Algunos medios insisten en que la burra fue violada por más muchachos que no han ido al hospital para ser atendidos por miedo a que sus familias se enteren de lo que andan haciendo cuando salen al campo a pasear.

Al-Akhbar, un medio local, dice que se teme que el número de infecciones sea mucho mayor, pero que no se conoce la cantidad exacta debido a que muchas familias se guardan el secreto para sí.

La rabia es una infección que podría resultar fatal si no se atiende, pero cuando alguien infectado va al hospital a tiempo, se puede combatir a través de medicinas.

Insistimos: pobre burrita, que la mataron aun siendo inocente.