¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Quién inventó los pantalones de mezclilla y por qué suelen ser azules?

Por más de 100 años los jeans han sido azules por una razón que pocos conocen. En especial quienes los prefieren de ese color.

Pasó de ser una tela para trabajadores a una prenda imprescindible en el guardarropa de todos, pero ¿sabes de dónde vienen los jeans o pantalones de mezclilla?

No los inventó Levi’s

Contrario a lo que te han dicho, la marca Levi’s no inventó los pantalones hechos con esta tela, ni fue la primera en pintarlos de azul. La realidad es que lo único que hizo su dueño, un inmigrante alemán de nombre Levi Strauss, fue popularizar sus productos a través de la alta calidad con la que los fabricaba.

A mitad del siglo antepasado, Levi Strauss comenzó a fabricar ropa para obreros y como la mayoría de los fabricantes comenzó a copiarlo, acudió al sastre Jacob Davis, otro inmigrante, para pedirle que lo ayudara. Este reforzó los productos de su cliente con remaches de cobre e hilo resistente en las partes que más se rompían. Estas marcas hoy son distintivas de los jeans, sin importar si fueron fabricados por Levi’s o no.

Este es el par de jeans más viejo del que se tiene registro. Datan de 1879. (Levi’s)

Pero, ¿de dónde vienen los jeans y por qué son azules?

Los historiadores creen que la palabra “jeans” viene de “Genes”, el término que usan los franceses para referirse a la ciudad italiana de Génova y se cree que la mezclilla fue muy usada por sus marineros. Se conoce así a la ropa de algodón que vestían porque parecía que toda Génova usaba “genes” o “jeans”.

Ota teoría es que el origen de la palabra en inglés para la mezclilla es “Denim”, término que, dicen, viene de la ropa de algodón para aldeanos que se hacía en el pueblo francés de Nimes.

Cuando la gente compraba productos de Nimes, se fue acostumbrando a decir que la tela se llamaba “denim”, o “de” para indicar procedencia y “nim” como diminutivo de Nimes.

Antes los jeans solo eran prendas de trabajo, no declaraciones de moda. (Flickr)

¿¡Pero por qué suelen ser azules, demonios!?

Teorías sobre esta coloración hay muchas, pero una de las más aceptadas es que desde el Renacimiento este pigmento ha sido el más usado para diferenciar a las clases obreras de las gobernantes.

En Europa central, cerca de los siglos XIV y XV, la gente pobre pero con trabajo, era identificada por su ropa color azul. Esa ropa, sobra decir, era burdamente hecha, pero fabricada de forma que pudiera durar varios años, pues la gente en ese entonces no tenía mucho dinero para comprar pantalones o camisas nuevos.

La verdad es que los jeans o la mezclilla se ha usado desde antes de los tiempos de los vaqueros en los que la marca Levi’s nació y se popularizó. El origen de esta tela se relaciona mucho con la clase obrera, pero con el devenir de los años, hasta los ricachones más poderosos comenzaron a usarla como prenda de todos los días.

Hoy la gente usa mezclilla por su versatilidad, bajo costo y durabilidad, pero también porque usar este tipo tela en la ropa es increíblemente cómodo.

Los remaches de Levi’s fueron los que posicionaron a la marca sobre la competencia.(Flickr)

Trucos para sacarle el máximo provecho a tus jeans

Ya que estamos hablando del tema, ¿por qué no compartir algunos truquillos que harán que tus pantalones se vean brutalmente geniales sin importar su marca o color?

Los expertos en mezclilla dicen que lavar tus jeans es lo peor que puedes hacer si los acabas de comprar, pues solo decoloras de manera uniforme su característico tinte azul. Lo que debes hacer es usarlos tanto como puedas (se recomienda de 1 a 3 meses) y luego lavarlos.

El desgaste natural del pigmento definirá las marcas de uso de tus pantalones y el posterior lavado ayudará a marcarlos de manera que parezca que esa prenda fue hecha solo para ti.

La mezclilla se popularizó como prenda de moda a partir de los años cincuenta. En la imagen, stills de Jeans Dean para Rebelde Sin Causa (1955)

Otro experto indica que lavar tus jeans en lavadora no es recomendable, pero meterlos al congelador durante una noche para que las bajas temperaturas maten a las bacterias que se hayan escondido entre sus fibras sí que lo es. Asqueroso pero útil.

¿Cuál de estas estrategias probarás?