“Mi Pobre Angelito” confiesa porqué se salió del cine

La historia del meteórico éxito de Culkin es también una de abuso físico y psicológico que no terminó nada bien.

Llevamos años preguntándonos porqué Macaulay Culkin, el actor detrás de Mi Pobre Angelito, dejó la industria del cine cuando mejor le estaba yendo.

Después de actuar como Kevin Mac Allister en las dos películas de Home Alone, Culkin se convirtió en una estrella internacional conocida por millones.

Salió en la adaptación de Ricky Ricón y también en el Ángel Malvado junto a Elijah Wood, pero luego de un par de apariciones más, dejó la industria del cine de forma abrupta.

Hace poco el actor que llegó a ser novio de Mila Kunis confesó en un podcast la razón detrás de su separación definitiva de Hollywood: su padre.

Resulta que durante su época de mayores éxitos, el padre de Culkin abusó de él física y psicológicamente, obligándolo a actuar “bien” so pena de recibir castigos brutales.

“Podría enseñarte las cicatrices que me dejó,” dijo Culkin en la entrevista.

Tal era el control del padre del actor sobre su carrera, que lo golpeaba cada vez que se equivocaba al filmar una escena y lo obligaba a tomar papeles que Culkin no quería interpretar.

Era un hombre malo. Era abusivo. Mental y físicamente.

Luego Culkin dijo que su padre le tenía coraje porque a sus diez años de edad, había conseguido mucho más éxito que él en toda su vida.

Cuando el joven actor llegó a los 15 años de edad decidió demandar a sus padres por millones de dólares y ¿qué crees? ¡Ganó!

Casi como Bart Simpson cuando decide emanciparse de su familia, Culkin conquistó el control sobre su vida y evitó a toda costa que sus padres volvieran a ver un centavo de su fortuna.

Espero que hayan ganado bien, porque no volverán a ganar más de mí.

Y por puro coraje, el padre de Mi Pobre Angelito llegó a decir una vez que Macaulay ya NO era su hijo.

Vaya vidas las que llevan nuestros actores favoritos de Hollywood.