Perro secuestra tienda de conveniencia y toma rehenes

Parece chiste, pero es anécdota.

Meméxico siempre tiene una nueva historia por contar y el día de hoy estamos aquí reunidos para hablar de cómo un perro secuestra una tienda de conveniencia, retiene rehenes y ataca a una persona. Esto es 100% real no fake.

Si creías que los animalitos bebés no eran capaces de incurrir en actos delictivos, estás en un error, pues no solo hemos visto cómo los gatitos roban comida de los platos de la mesa, pues ahora resulta que hasta un perro es secuestrador.

Twitter: iRichkter

La historia del perro que secuestró una tienda de conveniencia

A través de Twitter se hizo conocida la historia de un perro Rottweiller que secuestra una tienda de conveniencia en Ciudad del Carmen, Campeche, pues nunca antes se había visto que un lomito hiciera este tipo de actos.

Los hechos ocurrieron el 15 de octubre, luego de que una persona dejara amarrado a un perro Rottweiller en la entrada de la tienda sin saber que el lomito decidiría secuestrar el lugar, pues no permitió la entrada ni la salida de ninguna persona.

Twitter: iRichkter

Lo cual puso alerta a las personas luego de que el perro mordiera a una, razón por la que tuvieron que llamar a una ambulancia para quien resultó mordisqueado y a Protección Civil alrededor de las 23 horas para controlar lo que estaba ocurriendo.

Aunque no fue nada fácil, pues las personas que estaban presentes aseguraron que Protección Civil tardó al menos una hora en ponerle un estate quieto al perro Rottweiller, que secuestra tiendas por alguna extraña razón.

Sin embargo, los días como maleante para este perrito terminaron, pues tras controlarlo se lo llevaron a una unidad canina del municipio para evitar que siga intimidando a la gente.

Hasta el momento no se sabe qué es lo que ocurrió con el perro secuestra tiendas, pues solo se informó que le administraron vacunas para evitar que tenga enfermedades, sin embargo, la historia se volvió uno de los momentos más extraños para México, el bonito lugar donde hasta a los perros hay que temerles.