Un niño encontró una bolsita con droga en un videojuego usado

Muy ad hoc, el videojuego en cuestión era GTA V.

Kayla McAllister fue con su hijo de 11 años a una tienda de GemeSpot para intercambiar videojuegos viejos por uno semi-nuevo que le pusiera una hermosa sonrisa de felicidad al retoño. Y ¡oh!, menuda sonrisa de felicidad que el niño se pudo haber metido. Dentro del manual del juego había una bolsita con un polvo blanco sospechoso. Y sí, resultó ser droga, y de la buena. Bueno, no de la buena, de la pesada.

 

McAllister histriónicamente describió lo sucedido en una publicación en la Facebook. En el mediodía del domingo 7 de mayo, la madre e hijo visitaron una sucursal de GameStop en Tallahassee, Florida, en Estados Unidos. Entre otras cosas, compraron una copia usada de Grand Theft Auto V. En sus propias, pero traducidas palabras:

 

Hoy llevé a mi hijo a GameStop en Tallahassee para intercambiar juegos viejos por nuevos. Cuando abrió el manual de uno de los juegos semi-nuevos, él (¡¡¡¡MI HIJO DE ONCE AÑOS!!!!) encontró esto. ¡Una bolsita llena de metanfetaminas! Evidentemente el juego no fue revisado adecuadamente cuando fue adquirido [por la tienda] y por ese descuido pudo haber perdido un hijo. Afortunadamente él nos lo trajo inmediatamente [la bolsa] y dijo “¿qué es esto?”.

 

Drogas y videojuegos, combinación ganadora.

 

La madre llamó a la policía, quienes hicieron una prueba de campo de la substancia, confirmando que era puro veneno. 6 gramos de metanfetaminas para ser exactos. Por un lado hay que agradecer que el niño haya tenido la curiosidad adecuada para preguntar qué era aquella cosa que encontró sin probarla antes. Incluso, fue afortunado que haya sido el niño de 11 años y no su hermana menor de 3 años quien encontrará la droga. Porque sí, al parecer a la menor le gusta abrir las cajas de los videojuegos de su hermano.

 

Drogas para todos

Curiosamente, en septiembre de 2016, ocurrió una historia virtualmente idéntica. McAllister empezó a recibir mensajes tachándola de troll y de haberse robado su historia. Acto seguido, la madre buscó la primera historia, y se enojo aún más al descubrir que efectivamente no era la primera vez que sucedía algo así.

 

Niños, aléjense de las drogas y de los videojuegos que incluyen drogas

Para McAllister, la moraleja de la historia fue aconsejar a todos los padres que revisen absolutamente TODO en los videojuegos que compren a sus hijos. Esperemos que esta mujer siga su propio consejo y revise la clasificación antes de comprarle videojuegos para adultos a su hijito de 11 años.

 

Por su lado, GameStop aseguró que su protocolo estipula que la totalidad de las cajas de sus juegos semi-nuevos son revisadas. La compañía le ofreció una segunda copia (con menos o nada droga) a la familia, pero la madre no accedió.

 

 

 

Vía Kotaku