Nigeria prohibe productos de Coca-Cola por considerarlos “venenosos”

En Nigeria quieren prohibir la venta de productos Coca-Cola después de descubrir que contienen sustancias supuestamente como venenosas.

La Corte Suprema de Nigeria ha decidido boicotear a la empresa Coca-Cola. Esto sucedió después de dictaminar que sus productos podrían ser “venenosos” para el pueblo nigeriano.

Según la dictaminación, bebidas como la Fanta y el Sprite distribuidas en Nigeria, contienen altas cantidades de ácido benzóico y aditivos. Estas sustancias podrían atentar contra la salud. Sin mencionar la cantidad de azúcar que hay en sólo una lata de Coca-Cola.

Para el juez Adedayo Oyebanji los altos niveles de esas sustancias, podrían ser peligrosas al ser combinadas con ácido ascórbico (vitamina C). Es por eso que ordenó a la Compañía Embotelladora de Nigeria, que ponga mensajes de alerta en las botellas. En las etiquetas tendrán que indicar a la población el peligro que corren al mezclar el refresco con la vitamina C.

Según Oyebanji la Agencia Nacional para la Administración y Control de Alimentos y Medicamentos le:

[…] ha fallado a los ciudadanos de esta gran nación al certificar como satisfactorios para el consumo humano productos que puedan ser venenosos en presencia del ácido ascórbico.

¿Como se dieron cuenta? La empresa Fijaba Adebo Holdings Limited quiso exportar productos de Coca-Cola a Reino Unido. Al llegar, los productos fueron decomisados y destruidos por autoridades británicas. En el envío encontraron cantidades excesivas de un colorante sintético y de ácido benzóico, que cuando se mezcla con vitamina C puede formar un benceno. Esta sustancia es considerada cancerígena por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU.

Coca-Cola no tardó en defenderse. Un portavoz declaró que:

Todos nuestros productos son seguros y se adhieren estrictamente a las regulaciones en los países donde se venden, mientras cumplen con los estrictos estándares de calidad y seguridad global de nuestra compañía.

Al final la empresa, para variar se lava las manos. La responsabilidad la deja en manos de los gobiernos locales.

Vía: The Independent