Mia Khalifa se compara con la Virgen e internet la puso pinta

La ex actriz porno se puso religiosa y colocó su foto sobre una imagen de la virgen María. ¿Qué podría salir mal?

Hace poco la confundieron con la Malala, activista ganadora del premio nobel de la Paz de 2014, y por eso la ex artista de la industria pornográfica decidió mofarse de la religión de millones.

La joven originaria de Beirut con residencia en Estados Unidos, sobrepuso una foto de su rostro en una imagen de la virgen María y, bueno, no pasó mucho tiempo antes de que las críticas comenzaran a lloverle.

Publicada desde su cuenta oficial de Instagram, la foto causó en revuelo, especialmente entre quienes creen que la virgen María es un concepto demasiado puro como para comparársele con una mujer que dedicó parte de su vida a la industria de la pornografía.

Como pie de foto Mia puso: “Cuando los medios confunden a Malala con Mia Khalifa”, pero aún no vemos relación de una cosa con otra.

La modificación fotográfica hecha con Photoshop fue suficiente para enfadar a religiosos que la amenazaron de muerte y le exigieron en varias ocasiones que bajara la foto de su red social si no quería sufrir las consecuencias.

En apenas dos días la publicación acumuló más de 155 mil likes y cientos de comentarios de gente que la apoya y la ofende.

Khalifa no es alguien ajeno a las polémicas. Hace unos días, la joven conectó un derechazo a uno de sus fans por intentar defender su privacidad, acción que provocó su expulsión de un partido de béisbol.

En años anteriores la joven recibió amenazas de muerte por parte de supuestos miembros del Estado Islámico, quienes la condenaron por usar el velo tradicional de las mujeres musulmanas, hijab, durante una escena de sus películas porno.

Tal vez la imagen que acaba de subir Khalifa sea polémica, pero ¿acaso no recuerdan que Beyoncé hizo algo similar hace un tiempo? A ella nadie la criticó e incluso se le consideró un reto abierto a los estereotipos racistas, religiosos y sexuales.

Y la cantante no solo se vistió de la virgen María una vez, sino ¡dos!

A ver, díganle algo.