Meseros comienzan a conspirar contra los que dejan poca propina y ya tenemos mucho miedo

Ser mesero es un asunto complicado, no solo hay que andar del tingo al tango con atuendos que se ven sumamente incómodos o que ya de plano parecen disfraces, también hay que enfrentarse a salarios bajos y después a propinas escasas, pero los meseros unidos del mundo pretenden hacer que eso cambie.

Y todo comenzó después de que el portal de noticias de meseros y personas dedicadas a la atención de comensales Cosas de Meseros, diera a conocer el caso horrendo de un meserito que por una cuenta de 400 pesos, una mesa cochina y una sarta de regaños recibió la exorbitante suma de 10 pesos de propina.

Facebook

Esto enojó al mundo, porque pues diez pesos te los encuentras hasta en el metro (bueno, algunos suertudos se los encuentran) y parece ofensiva la forma en que dejaron la mesa y la cantidad de consumo para ese mísero calendario mexica.

En fin, por eso mismo ya los meseros se están organizando para darle en la torre a quien tengan que darle, es decir, a los comensales que no les dejen buenas propinas.

Facebook
Facebook

Y bueno, tal vez estamos equivocando el lugar de la protesta, amigos meseros. Es un hecho que muchos de los que trabajan como ustedes viven gracias a las propinas, pero eso es culpa de quien los emplea, no de quienes llegan a comer.

La propina, como narra hermosamente Steve Buscemi en la película debut de Quentin Tarantino Perros de Reserva, es la forma en que el dueño del balón se limpia las manos de darle un buen salario a sus trabajadores.

Así, dando un salario que parece una servilleta hecha bolita, pueden lavarse las manos, porque reparten propinas para completar un salario que está pagando el comensal, no el que realmente tiene que pagarles.

Pero, bueno, si todos nos unimos podríamos hacer que ustedes tengan mejores salarios y, además, que la comida esté bien servida y que le escupan a los platos de los que se merecen esto: los que te andan tronando los dedos y hablando como si fueras un perro.