Le dispara a quesero por pedirle que dejara de manosearle su queso
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

Le dispara a quesero por pedirle que dejara de manosearle su queso

balazo-queso

El mame

Le dispara a quesero por pedirle que dejara de manosearle su queso

Un sujeto le disparó a otro por pedirle que no tocara su queso (Facebook).

Le dispara a quesero por pedirle que dejara de manosearle su queso

En la grabación se ve cómo sacó una pistolita del bolsillo de su pantalón antes de accionarla contra el trasero de su víctima.

Una fría noche poblana fue el marco de un incidente extraño en un local callejero conocido como “Molotes David”.

En un video compartido por el dueño del noble establecimiento que vendía deliciosos molotes, se puede ver cómo uno de los empleados le pide a un cliente que no manosee su queso.

Antes del altercado se puede ver como un sujeto con una chamarra verde comienza a tomar el queso Oaxaca con sus manos puercas para comérselo como si fuera suyo.

Cuando el empleado lo confrontó, el come-queso se puso altanero y comenzó a discutir. Luego volvió a bromear con su compañero (que en el video viste una sudadera color oscuro) y toma otras hebras de quesito.

Bueno, qué afán de joder

Cerca del segundo 0:39 del video, se ve al agresor sacar una pistolita del bolsillo de sus pantalones para cortar cartucho y así amedrentar al empleado.

Como el de la pistola vio que su víctima no reaccionó con miedo sino que siguió haciendo lo suyo, probablemente sintió que su masculinidad estaba siendo desafiada y por eso pensó no tuvo de otra que acercarse a su objetivo y dispararle “de forma discreta” en lo que parece ser la nalga.

Luego se ve al gandalla separarse de su víctima y cortar cartucho nuevamente, pero al no poder, se retira del lugar.

En la grabación no se ve bien el momento del disparo, pero se puede confirmar que el empleado resultó herido porque al volver a cuadro se le ve cojeando y sobándose el lugar de la herida con su mano derecha.

Afortunadamente la ridícula arma de fuego (o de aire comprimido, uno nunca sabe), era de un calibre tan pequeño que la herida no fue profunda, pero aún así, hacerle daño a alguien así ES UN DELITO.

Ya viendo el video que ha sido visto por más de 16 mil 300 personas, notamos que el sujeto de la chamarra verde sí se pasó de lanza y es que ponerse así de sensible por un reclamo del tipo “no toques mi queso” es de cobardes.

Esperemos que el Señor Justicia agarre al maleante y le haga sentir el peso del largo miembro de la Ley.

Arriba