¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La técnica de estos albañiles te hará creer que Naruto es un novato

La albañilería es el oficio heróico menos reconocido en las ciudades. Por todos lados donde caminas, un albañil hizo de las suyas, no hay de otra. Así mismo, su trabajo...

La albañilería es el oficio heróico menos reconocido en las ciudades. Por todos lados donde caminas, un albañil hizo de las suyas, no hay de otra. Así mismo, su trabajo requiere a veces más imaginación, más maña, que fuerza y estos dos están a punto de darte una gran lección ninja.

LEE TAMBIÉN:

Esta mezcla de memes es lo que necesitas para celebrar el día del albañil

¡Vivan los maestros del cemento!

Evidentemente, los albañiles no son máquinas y todo lo que hacen requiere de muchos músculos que solo son posibles de conseguir con la dieta de torta de tamal y una coquita por la mañana (además de así poder aguantar horas sin comer, hasta que les den chance de echarse un taco).

Pero también hay formas de reducir ese esfuerzo descomunal y casi inhumano para levantar un edificio de tres pisos, donde después estarán concentrados godínez con aire acondicionado y manitas suaves, o un complejo de departamentos donde se comerá leche de almendras y los perros ropa menos remendad que los maistros.

Por eso encontramos en este video una técnica ancestral, seguramente proveniente de los nijas de la Aldea Oculta Entre la Hoja (AOEH), o de la Aldea Oculta Entre la Niebla (AOEN), con el que dos genios de la albañilería y la física logran vencer a las escaleras.

La técnica es simple, aprovechas un sistema de poleas que no tiene seguros para poder subir sin necesidad de ser He-Man o Hulk. Para esto, aprovecharon su propio peso y la resistencia de sus manecitas polvosas de sueños ajenos, con la gravedad como aliada.

La maestría con la que aprovechan sus limitaciones nos hace pensar en que la albañilería no solo requiere poder dominar la tortilla como plato, servilleta y cubierto, o andar bajo el sol sin sufrir de inanición, ni hablar de la dureza de la piel para soportar la violencia de los materiales que utilizan, también requiere de un ingenio singular.

Facebook

Desde las escaleras improvisadas, los niveles hechos con simples mangueras y una burbuja de aire, hasta este sistema de poleas y la técnica para poder cargar hasta ocho bultos de cemento sin perder el equlilbrio son muestra fiel de ello y no tienen el reconocimiento que se merecen.