La carta viral que toda madre querrá enseñarle a su esposo
Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

La carta viral que toda madre querrá enseñarle a su esposo

La carta viral que toda madre querrá enseñarle a su esposo

El mame

La carta viral que toda madre querrá enseñarle a su esposo

La carta viral que toda madre querrá enseñarle a su esposo

Celeste Erlach, es una mujer, casada y madre de dos, que también escribe un blog titulado “The Ultimate Mom Challange” (el reto supremo de madre). Hasta aquí no hay nada fuera de lo común fuera de que recientemente escribió una carta dirigida a su esposo, la compartió en redes sociales y su mensaje fue tan llegador que la carta empezó a viralizarse.

¿De qué iba la carta? Se podría resumir perfectamente en los primeros dos líneas:

Querido esposo,

Necesito. Más. Ayuda.

De ahí, Celeste recuerda un incidente de la noche anterior, en la que -absolutamente agotada- le había pedido a sus esposo cuidar al bebé por unas horas para que ella pudiera conciliar algo de sueño.

¿Qué hizo el benemérito esposo?

Tras unos cuantos minutos de no poder calmar al bebé berreando, subió a su habitación -donde intentaba dormir su esposa- para dejar al bebé llorón en su cuna y lo acercó hacia Celeste; gesto de que su “guardia” (de 20 minutos) había concluido.

Naturalmente Celeste quiso romperle la cara y sus fértiles testículos de hombre a su esposo en ese momento, pero en vez de eso, decidió escribirle la carta.

En ella explica que es entendible que ambos crecieron en modelos de familia donde la madre se encargaba de todo entorno al hogar, los niños y la comida, y por lo tanto estén repitiendo los mismos patrones que vieron en sus padres.

Sin embargo, Celeste no puede parar de preguntarse si es solo ella la “deficiente” esposa que se siente exhausta y al borde del colapso con todas las tareas que se le asignaron, o si sus amigas o incluso su propia madre, cuñada y todas esas amas de casa “a la antigüita” realmente solo aparentaron integridad y resiliencia cuando internamente se estaban deshaciendo por tener que lidiar solas con tan pesadas y múltiples tareas.

Celeste le agradece a su esposo por ser un buen padre, pero le recuerda que ella solo es humana y necesita más que 5 horas diarias de descanso, necesita poder hacer cosas sola, como individuo, necesita de más ayuda de él.

La carta finaliza así:

Te estoy diciendo qué tanto te necesito, y si sigo a este mismo ritmo, me quebraré. Y eso te lastimará a ti, a los niños y a nuestra familia.

Porque, seamos francos: tú también me necesitas.

Si quieres leer toda la misiva (en inglés) aquí está:

 

¿Qué te parece? ¿Te identificaste?

 

Arriba