¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Fotógrafo revela “lo grande” que es el botón nuclear de Trump

El fotógrafo que solía trabajar para Obama reveló que el botón nuclear con el que Trump amenazó a Norcorea es insignificante.

Tal vez no lo sepas, pero por culpa de Trump y Kim Jong-un, la humanidad podría enfilarse irremediablemente a un colapso nuclear de proporciones bíblicas.

Parte de la polémica sobre el tamaño del “poder nuclear” de los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte comenzó con una declaración del líder norcoreano en la que aseguraba que en su escritorio tiene un botón capaz de activar inmediatamente los misiles nucleares que tiene dirigidos hacia las principales ciudades estadounidenses.

Trump, siendo el genio de la diplomacia que es, no quiso quedarse atrás y días después dijo que él también tiene su propio botón nuclear, solo que el de él “es más grande y poderoso”.

Hemos comenzado a notar que Trump sí tiene cierta fijación con el tamaño de sus cosas…

Y bueno, cuando Trump le contestó a Kim, muchos de nosotros pensamos que la guerra nuclear entre ambos países se desataría, pero afortunadamente eso no pasó.

En cambio lo que sucedió fue una gran revelación sobre el verdadero tamaño del botón nuclear de Trump.

Pete Souza, exfotógrafo oficial de la Casa Blanca, difundió imágenes en las redes sociales que revelan cómo es en realidad el botón nuclear que el presidente de Estados Unidos tiene en su escritorio de la Oficina Oval, al interior de la residencia oficial.

Resulta que el botón es muy pequeño, rojito y sin ningún chiste.

¿Y qué crees? Que ni siquiera sirve para iniciar una guerra nuclear, sino para llamar a a un ayudante cuando el presidente quiere un burrito o un refresco de cereza.

Sin embargo, esto no significa que Trump NO tenga acceso a un botón capaz de desatar el holocausto atómico, pero para activarlo es necesario cumplir un complejo protocolo diseñado para evitar que cualquier loco lo presione en un arrebato de furia.

Así es como Trump podría desatar la guerra nuclear

Los códigos para iniciar un ataque atómico contra un enemigo no se encuentran en el escritorio Resolute en el que el presidente trabaja, sino al interior de un maletín común y corriente que un oficial de defensa lleva a todos lados.

Souza llegó a tomar una foto de este “football”, como le llaman en el Pentágono.

Al interior de este pesado maletín de metal forrado en cuero negro se guardan los códigos necesarios para que el presidente de Estados Unidos autorice un ataque nuclear cuando se encuentra lejos de uno de los Comandos de Control establecidos en distintos puntos de Estados Unidos o la Sala de Crisis de la Casa Blanca.

El “football” lleva una pequeña antena que sobresale cerca del asa de la maleta para enviar la orden de atacar, por ejemplo a Corea del Norte, en caso de que ya no haya otra opción más que la de disparar misiles nucleares intercontinentales a su territorio.

Bill Gulley, antiguo director de la Oficina Militar de la Casa Blanca, escribió en su libro Breaking Cover, cómo funciona este maletín.

Dentro del maletín hay cuatro cosas: un libro negro que contiene algunas opciones de respuesta ante un ataque, un documento con una lista de posibles lugares secretos para esconderse, una carpeta color manila que contiene un manual de no más de diez hojas en las que se detallan instrucciones para reaccionar durante una emergencia y una tarjeta con códigos de autentificación para ordenar un ataque nuclear.

Sin embargo, antes de que la orden de ataque tome lugar, el presidente debe identificarse usando un código personal contenido en una tarjeta de plástico a la que llaman “Bisquet”.

Si a Trump se le ocurriera ordenar una respuesta nuclear, el Secretario de Defensa tendría que autorizarla antes de ejecutarla. Lamentablemente, este paso es solo para verificar que es el presidente de Estados Unidos el que la está ordenado y no para rechazar la orden en caso de ser una completa locura.

En otras palabras, el Secretario de Defensa NO puede desobedecer al presidente y este es el único ser en todo Estados Unidos que puede activar el “football”.

Este es el poder que se le dio a Trump cuando la gente votó por él como su nuevo presidente.

#Feliz2018