¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

A este robot lo corrieron porque era un incompetente (aunque se esforzaba un buen)

Y así se enfrentan a la dura realidad del mundo laboral humano.

Los robots también pueden fallar en la vida y ser despedidos: aquí te contamos la triste historia de uno de ellos.

El robot que deshonró a su familia fue este ejemplar de Pepper. Muchos de sus hermanos han triunfado en la vida ayudando en tiendas y estaciones de trenes pero este robot solo no lo logró.

Este Pepper trabajaba en una tienda “Margiotta Food & Wine” de Edimburgo, Escocia. La dueña lo contrató para participar en un documental de la BBC sobre innovación tecnológica. Pero después de una semana se dio cuenta de que el Pepper (al que llamaron Fabio) no cumplía con su trabajo, por lo que fue despedido.

Al principio, Fabio sí cumplía con su trabajo (de recibir a los clientes) pero cuando le preguntaban en dónde estaba la cerveza, Flabio se limitaba a contestar “en la sección de alcohol”. Además tenía problemas para circular por la tienda.

Pero definitivamente se ganó su despido cuando, además, tampoco entendía lo que le pedían (esto debido al ruido ambiental de la tienda…pero, bueno, es que no hay tiendas sin ruido, según yo, Flabio debió buscar trabajo en el mostrador de una biblioteca).

Pero los humanos tenemos corazón de pollo. Así que sus patrones le dieron otro empleo (antes de rendirse con él), así que lo pusieron como demostrador. El problema fue que Flabio fue demasiado entusiasta con su nuevo puesto (los clientes lo comenzaron a evitar) por lo que, al final, terminó siendo despedido.

Y bueno, además, los dueños, se dieron cuenta de que, a pesar de ser curioso por ser robot, los clientes prefieren el contacto humano. Así que, bueno, todavía no parece que los robots nos puedan quitar los empleos…aún.