Así fue el incómodo encuentro entre Donald Trump y el Papa Francisco

Cuando los poderes más chonchos se juntan, no es tan fácil sonreír

En la tercera parada en la gira de nueve días extranjera del presidente Donald Trump, sucedió esa reunión que tanto se había postergado, el encuentro entre el gobierno estadounidense y la Iglesia Católica de América.
En su primera reunión este miércoles, el Papa Francisco  y Donald Trump, acompañado de su familia, se reunieron en el tercer piso del Palacio Apostólico para tener un encuentro “cordial”, según lo describió el Vaticano en un comunicado.

El rostro de las máscaras de la tragedia y la comedia

Muchos hablan de la cara larga con la que se le ve al papa en las fotos oficiales del encuentro, la sonrisa satánica que llena la cara de Trump, y el atuendo y expresión sin vida de Melania Trump.

Ivanka y Melania en darks

Vamos por partes, esa vestimenta tan adecuada como para un funeral que portaron Melania e Ivanka Trump en el encuentro, no es nada macabro y premonitorio, es el atuendo protocolario para las visitas papales. Un vestido tradicional católico usado en la iglesia y en la presencia del santo sacramento que ya han usado otras primeras damas en ocasiones anteriores, no se alarmen… todavía.

Ya estando frente a frente, el Papa Francisco y Trump se saludaron, estrecharon manos, sin esa sonrisa grande y característica en la cara del Papa cuando recibe a otros mandatarios, y comenzaron el encuentro.

Un apretón de manos que es de villanos

Sentados al escritorio, comenzaron la platica, sin esa charla que habitualmente el Papa hace a los invitados antes de que desalojen a la prensa presente, según los fotógrafos que estuvieron ahí.

Trump comenzó con un “Es un gran honor estar aquí”, pero el Papa solo escuchó y asintió, no sonrió

Dentro de su encuentro en privado, que duró casi treinta minutos con traductores dentro, el Papa Francisco invitó al presidente estadounidense Donald Trump a hacer la paz.

También hablaron sobre su plan de construir un muro en la frontera de en el norte de México, idea a la que la Iglesia Católica de Estados Unidos se opone, al igual que a los intentos de Trump para cortar la ayuda federal para las ciudades que dan refugio a los inmigrantes ilegales.

El Papa dijo que el año pasado un hombre que piensa en la construcción de muros y puentes no es “no cristiano”.

Cosa a la que Trump, quien aún era candidato en ese momento, respondió que era “una vergüenza” que el papa de origen argentino, que representa dos mil millones de cristianos, más de la mitad de la población mundial, cuestionara su fe.

Al momento de intercambiar regalos, le dio una copia de la primera gran carta encíclica sobre clima y medio ambiente que escribió en 2015, la primera de su papado y una medalla con una rama de olivo, para simbolizar la paz, cosa a la que Trump respondió “Podemos usar la paz” después de escuchar la explicación que dio el Papa.

Recordemos que el año pasado, Trump dijo que cree que el cambio climático es “un engaño” creado por los chinos.

Trump le regaló al Papa Francisco una caja con los cinco libros de primera edición de los derechos civiles que escribió el líder estadounidense Martin Luther King.

A ver si es cierto que Trump va a leer esto

Al recibir el regalo, parecería que Trump podría considerar cambiar de opinión sobre el cambio climático, pues le dijo “Gracias, gracias. No olvidaré lo que dijiste” y prometió leer los documentos que le regalaron, mientras se estrechaban la mano al terminar  la reunión.

Por supesto que este incómodo encuentro, lleno momentos extraños para muchos nos ha dejado unos cuantos memes y comentarios que nos inyectan un poco de vida y algo de buen humor en un miércoles que comenzó de una forma rara y forzada para muchos. Hasta para el Santo Pontífice, y miren que él es alguien a quien tampoco muchos admiran.

Derecha a Izquierda: Ivanka, Melania, Donald Trump y Papa Francisco

¿Y a ti, qué Papa te representa hoy?

Vía: Huffington Post