El flamante dispensador de la Universidad de Campeche ya no sirve

Campeche es un lugar mágico, donde la vida sucede lento y la modernidad aún no arruina la vida de las personas. Sin embargo, estos llegan poco a poco, pero los campechanos se siguen resistiendo. Basta solo con ver lo que le pasó a su dispensador de agua, instalado en su Universidad, que a dos meses de ser estrenado ya murió.

Parece que sobrevivir en un mundo lento como el de Campeche es tarea difícil. Y es que no sabemos si este pereció por falta de mantenimiento, por ausencia de garrafones o porque la gente no se acostumbra a dejar de llenar sus botellas en el arroyo más cercano a la Universidad.

https://giphy.com/gifs/afv-funny-fail-lol-l2JJHMSGcDTDd8go0

De nada sirvió que se anunciara con tanto entusiasmo y emoción, porque todo lo bueno dura poco como podemos comprobarlo. No bastó para los alumnos que su administración hiciera el esfuerzo titánico de ir al Sam’s más cercano a comprarlo. Malagradecidos.

Facebook

Según informan otros sitios nada confiable como nosotros, la razón de este abandono es que nadie quiso volver a ponerle un garrafón y por eso ya está todo abandonado, solito sin poder cumplir su función: llenarse de hongos e hidratar de manera dudosa a los estudiantes.

Facebook

Esto es una tragedia de gran magnitud que no se veía en nuestro país desde que las escaleras eléctricas de Tlaxcala fueron apagadas de noche. Por fortuna, este pequeñito Estado mexicano se resiste menos a la modernidad que Campeche.

Facebook

Así que ya lo saben, el nuevo Tlaxcala es Campeche, porque no pudieron darle una vida digna de recordarse a este dispensadorbebé que ahora sufre en una orilla, llenándose cada día de más polvo, sufriendo el desabasto de agua, como si fuera un iztapalapense cualquiera.

https://giphy.com/gifs/hangover-WGFdv6kbikBq0

Ojalá en un futuro esta universidad y su comunidad sepan aprovechar más su presupuesto, que bien podría ser usado para proyectos o para renovar los materiales de estudio, pero que se utiliza para que ustedes tengan agua y, aún así, no lo aprovechen.