Creó una marca de bikinis para supervivientes del cáncer de mama

Ella misma es una superviviente del cáncer de mama y también pasó por la mastectomía, y por eso creó su línea de lencería.

Ana Paula Borbolla es una diseñadora de modas que hace cuatro años fue diagnosticada con un cáncer de mama que requirió de mastectomía (la extirpación total o parcial de las glándulas mamarias) para superarse.

Al encontrarse con la falta de opciones para los corpiños diseñados para mujeres que pasaron por una mastectomía, Borbolla entendió que si los demás fabricantes se negaban a hacer ropa interior ella, entonces lo tendría que hacer por sí misma.

Gracias a que la joven pasó cinco años trabajando para una marca de lencería, aprendió todo lo necesario para hacer de sus productos la mejor opción para las mujeres que no encuentran corpiños útiles, resistentes y bonitos para ellas.

Así nació la marca Hijas de María que, entre otras cosas, hace lencería, bikinis y prendas hechas específicamente para las supervivientes del cáncer de mama y quienes están pasando por una mastectomía.

Con solo 35 años de edad, Borbolla es una empresaria que atiende un mercado que, lamentablemente, ha sido ignorado por muchos fabricantes de sostenes y lencería.

Los corpiños de Hijas de María se adaptan a cada fase del tratamiento y a todas las instancias de asimetría posibles.

Sus productos parecen ser revolucionarios, pues además de regresarle la simetría al cuerpo de las mujeres a las que se le extirparon una o dos glándulas mamarias, son cómodos de usar.

En entrevista con el portal Entremujeres del diario argentino Clarín, Borbolla dice que muchas veces las mujeres no pueden hacerse la reconstrucción por problemas económicos o de salud, mientras que en otras ocasiones simplemente deciden no hacerla, por lo que sus productos son ideales para todo tipo de casos.

Más que un negocio es una forma de ayudar a otras, pues Borbolla comenzó haciéndose sus propios sostenes en la fábrica en la que trabajó por cinco años, pero luego entendió que si quería mejorar la situación de las mujeres que pasaban por lo mismo, tenía que montar su propia planta de producción.

Hoy la joven emprendedora tiene más de 50 clientas que poco a poco van incrementando la demanda de estos productos tan necesarios para una buena porción de las mujeres a las que se les diagnostica cáncer de mama.

Según la OMS, al año se detectan 1.38 millones de casos de cáncer de mama, siendo este tipo de cáncer el más común entre las mujeres.