¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Conoce los sucios trucos de los supermercados para hacerte comprar más

Cada cadena de supermercados tiene bien dominado el arte de hacerte comprar lo más caro e inútil de cada uno de sus pasillos.

Llega el día de resurtir tu despensa y acudes al supermercado de tu preferencia para comprar justo lo que necesitas: alimentos, productos de limpieza, jabón para las manos, papel, etcétera, pero cuando llegas a la caja descubres que la cuenta superó tus expectativas.

¿Cómo pasó esto si solo ibas por lo necesario?

Al llegar a casa revisas las bolsas del “súper” y descubres un montón de cosas que no tenías planeado comprar: chocolates, helado, cerveza, papitas y ese nuevo pan que acaba de salir al mercado y que no podías dejar de probar.

Haz un ejercicio de memoria y vuelve al supermercado para saber en qué momento comenzaste a comprar cosas inútiles. ¿Ya notaste donde se presentó el problema? Claro: desde que entraste a la tienda.

Cada cadena de supermercados tiene tretas que hacen que compres más de lo que necesitas. Todo funciona a nivel psicológico y la mayoría de la gente no lo nota, pero los mercadólogos encargados de manipular tu mente dominan perfectamente cada truco que sacará hasta el último centavo de tu bolsillo.

Soundtrack para tus compras

Cuando llegas a la tienda una música bien tranquila te da la bienvenida y te sumerge en un estado en el que la prisa que lleves se esfuma de tu cabeza. Los acordes tranquilos y las líricas ligeras de la música que estuvo de moda hace 20 años te transporta a un lugar donde no hay mayor preocupación que pasearte por los pasillos del supermercado para comprar lo que haga falta. Tranquilo, no hay prisa.

Pero cuidado, si llegas a escuchar música clásica en los pasillos es porque quieren que compres cosas más caras.

Carritos para comprar más

Los carritos de supermercado fueron creados en la década de los 30s para añadir más conveniencia al engorroso proceso de “hacer la despensa”, pero conforme las tácticas de mercadotecnia fueron evolucionando, estas útiles herramientas acabaron por convertirse en un objeto más para manipular tu mente.

Desde hace algunos años los carritos son más espaciosos para darte la ilusión de que aún queda espacio por llenar con nuevos productos. Así, aunque ya lleves dos mil pesos de despensa, tu mente siempre pensará que ese carrito se ve “algo vacío”.

La posición de los productos

Lo más costoso está al alcance de la mano. La marca más conocida también y los dulces justo en el rango de visión de un niño para que este los vea y te los pida.

Cada producto de los pasillos de un supermercado es acomodado con este principio en mente, así que si quieres ahorrar, mejor ve por las marcas que tengan una peor posición en los anaqueles, pues es muy probable que sean estos los más baratos.

Algunos expertos dicen que como la vista de los occidentales va de derecha a izquierda (los orientales lo hacen al revés), los acomodadores pondrán lo que más quieren vender a la derecha y lo “secundario” a la izquierda del pasillo.

Precios con centavos

El kilo de jitomate Saladet no cuesta 12 o 15 pesos, sino $13.74, ¿por qué vender de esta manera? Los supermercados saben que preferirás comprar algo a este precio que si se vendiera a $14 pesos y que tus malas matemáticas mentales siempre te harán jugarretas para que creas que estás ahorrando cuando, en realidad, solo estás calculando mal y tu cuenta es mayor de lo que crees.

Las flores, no te olvides de comprar flores

En las tiendas de autoservicio más elegantonas los departamentos de Panadería y Florería se hallan justo a un lado de la entrada porque ese momento es cuando tu carrito está vacío y tienes más ganas de llenarlo con algo.

Además, el olor de las plantas y el pan recién horneado activa tus glándulas gustativas y las prepara para ser más receptivo a los productos que podrías encontrar en la tienda.

La leche

Los acomodadores del supermercado saben que todo mundo necesita comprar leche y por eso ponen esa área justo al fondo de la tienda para que tengas que atravesar tooooda la tienda para conseguirla.

Los colores

Incluso la forma en la que pintan el interior de las tiendas está diseñada para hacerte comprar más.

De acuerdo a la teoría cromática, los colores fríos invitan a la contemplación y a quedarse más tiempo en un lugar. Esto se traduce en ventas más altas.

En cambio, para exteriores los supermercados eligen colores cálidos que invitan a la gente a entrar.

Al llegar a la caja

Sí, todos esos dulces, rastrillos, refrescos, aguas y mentas que ponen justo en las cajas son para hacerte gastar “un poco más” antes de salir. Después de un largo proceso de compras, ¿por qué no darte un gusto y comprar un chocolatito alto en calorías o unos chicles de menta?

¿Olvidas pilas o cigarros? Eso también lo encontrarás fácilmente en cajas a pesar de que antes no pensabas que los necesitabas.

¿Ves? Todo está planeado para que te gastes gran parte de tu quincena en una sola visita al supermercado.